Connect with us

Fútbol Nacional

Aquel hombre que voló como águila

“¿Quiere saber quién era Pedro Atala Simón? Les contaremos una historia real que ocurrió después de aquel famoso 3 a 3 de la selección nacional contra Costa Rica rumbo al Mundial de Alemania 74 para que vea la clase de hombre que él fue”.

“Chelato” y don Pedro fueron claves para que Honduras clasificara al Mundial de España 82.

“Chelato” y don Pedro fueron claves para que Honduras clasificara al Mundial de España 82.

Sentado en la sala de su casa, rodeado de videos de fútbol, libros y películas clásicas, el maestro de maestros, “Chelato Uclés”, mueve las manos con rapidez mientras empieza con su relato.

“Honduras iba perdiendo tres a cero, pero terminó empatando con un gol del “Indio” Urquía y dos de “Chula” Gómez”, cuenta. “El primero jugaba en España, y Gómez era una de las figuras del Olimpia”.

De regreso a Honduras, el héroe de aquel partido memorable se incorporó al Olimpia y una tarde, cuando se dirigía a almorzar a su casa, don Pedro Atala pasó por el estadio Nacional y se lo encontró a la salida del sector de sol.

“Don Pedro se acercó a “Chula” y lo felicitó, y luego se metió una mano al bolsillo y le dio dinero como premio…No sé la cantidad, pero lo que quiero resaltar es que aunque era el presidente del Motagua, estaba dándole un regalo a una de las estrellas del Olimpia, el rival de toda la vida del ciclón azul”, dice “Chelato”.

Y agrega: “Yo no he conocido a otra persona como Pedro Atala Simón. Tenía un gran corazón, nunca vio de menos a nadie y hacía sentir importante a cualquiera…En un mundo hambriento de afecto, él daba afecto por montones”.

LOS RECUERDOS

El Motagua del 70 junto a grandes figuras como Benavides, “Foncho” Navarro, Julio Meza, “Martillo” Hernández y Guifarro.

El Motagua del 70 junto a grandes figuras como Benavides, “Foncho” Navarro, Julio Meza, “Martillo” Hernández y Guifarro.

El maestro de maestros hace un alto en su relato, se pone de pie y se acerca a una gaveta. La abre y empieza a buscar. “Por aquí las puse, por aquí deben estar”, murmura. Y unos segundos más tarde dice con voz de triunfo: “¡Las encontré!”.

Son dos viejas fotografías en las que aparece don Pedro. Una de ellas es del año de 1945, en su época de jugador del Motagua, junto a inmortales como Zacarías Arzú, “Coyote” Castro, Juan Andino, “Gordo” Girón y “Gorgojo” Mendoza, entre otros.

La segunda fotografía es del Motagua del 70, y Chelato, que era el entrenador del club en esa temporada, y don Pedro, el máximo dirigente del ciclón, aparecen juntos.

“Don Pedro había quedado al otro extremo, pero le dijo al fotógrafo que se esperara y con grandes pasos llegó a donde yo estaba y se paró a mi lado y entonces autorizó que tomaran la foto. Fue un detalle que nunca olvidaré, recuerda el laureado DT.

“Chelato” acababa de regresar de Argentina con el título de entrenador en la maleta y con la cabeza llena de sueños e ilusiones, y a los pocos días empezó a entrenar a la Universidad de la Liga de Ascenso.

Para el “Azulejo” Bulnes hay que hacerle una estatua a don Pedro Atala por sus portes al fútbol hondureño y al país.

Para el “Azulejo” Bulnes hay que hacerle una estatua a don Pedro Atala por sus portes al fútbol hondureño y al país.

En la capital no había nadie que le ganara en fanatismo por el fútbol al español Manolo Giraldés, dueño del almacén La Giralda. Y como el balón era un imán para él, un domingo vio un partido de la Universidad, le gustó el sistema de juego y preguntó quién era el entrenador.

“Manolo estaba enamorado del Motagua y me recomendó con don Pedro. El equipo no andaba bien, creo que estaba en quinta posición y me hizo una oferta. Solo había que pedirle permiso a la Universidad, pues yo tenía el compromiso de entrenarle al equipo durante dos años para pagar la beca que me habían dado para irme a estudiar a la Argentina”.

DÚO DINÁMICO

Don Pedro logró que la Universidad le cediera a “Chelato” por unos meses y Motagua resucitó y quedó en segundo lugar, apenas superado por aquel Olimpia que quedó campeón invicto.

“Ese subcampeonato me dio a conocer como entrenador… –cuenta “Chelato”-. Yo ya traía aquello de ser inconforme con los segundos lugares, no me sentía bien del todo, porque quería el título, pero don Pedro me llamó y me dio 500 lempiras de premio y el pasaje para ir a México a ver el Mundial del 70. Él siempre sorprendía a los demás con detalles como ese”.

¡Equipón! Mariano Godoy, “Toño” Obando, “Martillo”, Luis Cruz, Lin Zelaya y “Garrincha” Gutiérrez, entre otros.

¡Equipón! Mariano Godoy, “Toño” Obando, “Martillo”, Luis Cruz, Lin Zelaya y “Garrincha” Gutiérrez, entre otros.

Cuando regresó de México, “Chelato” se incorporó a la Universidad para terminar de cumplir su contrato con la máxima casa de estudios del país. Sin embargo, y gracias al fútbol, volvería a reencontrarse con don Pedro algunos años más tarde.

“De no ser por don Pedro, yo no hubiera durado en la selección nacional… Él siempre me apoyó y estuvo a mi lado en las buenas y en las malas. Estoy convencido que sin la presencia de don Pedro, Honduras difícilmente habría clasificado al Mundial de España 82”, dice “Chelato”.

Una de las primeras cosas que don Pedro hizo cuando asumió la presidencia de la Federación de Fútbol, fue revisar el contrato del entrenador de la selección nacional. “Esto es vergonzoso –dijo-, al descubrir que el premio de “Chelato” en caso de clasificar al mundial era de cinco mil lempiras”.

“Y allí mismo me mandó a llamar y firmamos un nuevo contrato en el que me subió el premio de cinco mil a veinte mil lempiras. A los jugadores también les mejoró el premio”, revela “Chelato”.

El maestro relata que después de la derrota de dos a uno de Honduras en El Salvador en la eliminatoria hacia la Hexagonal del 81, don Pedro lo encontró en el hotel, y, al verlo cabizbajo y pensativo, le tocó el hombro y le dijo: “No te aflijas, jugamos bien y vamos a salir adelante”.

“Aquellas palabras me reanimaron –dice “Chelato”–. Ni en los momentos más difíciles dejó de confiar en mí. Logramos clasificar a España 82… Quince años más tarde, con la mayoría de jugadores que conseguimos aquel éxito, fuimos a visitarlo a su casa. Se puso muy feliz y yo no pude dejar de pensar que antes había estado varias veces en esa misma sala y en ese mismo comedor, conversando con ese extraordinario hombre que fue don Pedro Atala Simón”.

FRASES
EN CORTO

“Nos escuchaba, nos motivaba; siempre llegaba al camerino antes de los partidos y nos inyectaba entusiasmo y ganas…Pero si estábamos jugando mal o si íbamos perdiendo, regresaba al mediotiempo y nos hablaba fuerte y nos jalaba las orejas. Fue el mejor dirigente que conocí; era un hombre de palabra, sin mentiras”. Mario Blandón Artica/exgoleador de Motagua.

“Me invitaba a pescar y a cazar, pero se arrechaba conmigo porque yo no tenía buena puntería y se desesperaba porque tampoco tenía suerte para la pesca. `Puta, vos sí sos salado`. También recuerdo que cuando compró mi ficha para Motagua, me dijo: `Te vengo conociendo y ya me costaste dinero`. En lo particular, siempre me protegió”. Mariano Godoy/exvolante del Motagua.

“Me parece estarlo viendo platicando con nosotros, con sus consejos sabios. Los jugadores que estuvimos en la selección nacional que clasificó a España 82 lo recordamos como nuestro abuelo, nuestro padre y nuestro hermano mayor. Don Pedro merece que le hagan un monumento como un reconocimiento a su grandeza como ser humano”. “Azulejo” Bulnes/exseleccionado nacional.

DATOS
DELANTERO

Pedro Atala Simón fue jugador del Motagua en la década de los 40`s junto a leyendas azules como “Joyo Chele” Barahona y Zacarías Arzú.

BRASILEÑOS

“Pedro Atala trajo a los primeros brasileños que jugaron en Honduras: Roberto Abruzzesse, Pedro Caetano da Silva y Ado y Geraldo Batista”, cuenta don Nahúm Valladares.

Diario Deportivo MÁS te trae la segunda
parte de uno de los grandes personajes
en la historia del fútbol hondureño
(II de III partes)
Por: Óscar Flores López

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Nacional