Connect with us

Más Deportes

Pedro Treminio, ejemplo de perseverancia y éxito

Para el éxito no hay edad. Si hay actitud y deseos de triunfar se puede lograr todo en la vida; así lo demuestra Pedro Santiago Treminio Carrillo, lanzador del campeón Fuerza Aérea Hondureña, quien a sus 52 años de edad logró su primer campeonato de la Liga Mayor Francisco Morazán al vencer en la final al poderoso Medias Verdes, club que rompió su racha positiva de 13 años ganando el torneo local.

Con su eterno acompañante, el guante de béisbol, 52 años y sigue firme con los aguiluchos de la FAH.

Con su eterno acompañante, el guante de béisbol, 52 años y sigue firme con los aguiluchos de la FAH.

A pesar de haber nacido en Chinandega, Nicaragua, es un hondureño más, ya que desde 1985 se vino a la tierra de su padre para buscar nuevos horizontes, ya sea como pelotero como en su vida privada, al tener su negocio propio. En su carrera ha lanzado más de 250 partidos en Honduras, donde ha tenido buenas y malas campañas, pero siempre siendo uno de los mejores lanzadores de la Liga, eso lo demuestra ya que siempre va de refuerzo a las finales y participa en los juegos de estrellas.

¿Jugó en Nicaragua?
Lo hice con Azucareros de Chinandega, allí lancé un no hit no run, luego me vine para Honduras.

¿Cómo llega a Honduras?
Fue en 1985 que vengo al país para quedarme, originalmente para FAH, pero el manager Oty Galo me preguntó que si jugaría por dinero o por un empleo, al final no llegué a un acuerdo y tuve que buscar otros horizontes.

¿No había chance con los “aguiluchos”?
Realmente era complicado para mí, había grandes lanzadores como Arnaldo Barahona, Gustavo Suazo, Hildebrando Saldaña, además de todos los demás grandes jugadores que tenía la FAH en esa época.

¿Para dónde se fue?
A nivel de béisbol me enrolé con el recordado equipo de Medias Blancas de Alohnsa, donde compartí con jugadores como Jorge “Palo” Amaya, los hermanos Borjas, entre otros.

Desde 1992 viste con los colores de los aviadores de la FAH, una lealtad importante.

Desde 1992 viste con los colores de los aviadores de la FAH, una lealtad importante.

¿Y después?
A los Nacionales dirigidos por Armando “Tripica” Vásquez, con ellos jugué tres años, donde tuve gratos recuerdos, compartiendo con peloteros como Silvino Hernández, Héctor “Tico” Vásquez, “Chepeto” Zúniga, Rommel Hernández, los hermanos Varela, allí llegamos a los playoff en una liga donde había equipos importantes como Olimpia, Fuerza Aérea Hondureña, Medias Verdes, Tigres y Pilluelos.

¿En qué otro equipo?
En los Rojos de Macris de doña Maura, recuerdo que lo dirigió el cubano Pablo Pozzo, pero solamente estuve un año, para luego irme a los Lobos de Carlos Ribeiro, donde jugué con mis hermanos Josué y David Treminio, además de otros buenos peloteros como Valentín Palma.

¿Cuándo regresa a la FAH?
En 1992, y fue para no irme más hasta el momento, ya el equipo tenía muchos peloteros jóvenes, solamente quedaba el veterano René Andrade e Hildebrando Saldaña, quien lanzaba de vez en cuando.

¿Esta campaña muy buena en lo personal?
A nivel de grupo coronamos el campeonato local, mientras en lo personal sumé marca de 7-0, sumando las vueltas regulares, playoff y la final con un promedio de casi 1.30 de efectividad; no es el mejor de mi carrera ya que en el 2011 tuve de 0.87 y fui líder de salvamentos de la Liga con cuatro.

Junto a su gran mentor Hildebrando Saldaña Real, los más fieles a los aguiluchos.

Junto a su gran mentor Hildebrando Saldaña Real, los más fieles a los aguiluchos.

¿Qué significó ser campeón esta temporada?
Algo muy bonito, parecía un sueño, estaba en el fondo del parque junto a Ronald Matute, faltando la última bateada perdíamos el juego, pero yo le decía a él que no perdiéramos la fe. Con dos hombres en base, Mario Rojas comete error en primera y se llenan las bases, llega el turno del joven Kevin Reyes, quien con dos strike en contra se la jugó con un batazo por sobre la segunda, lo suficiente para empujar dos carreras y dejarlos en el terreno; eso nos hizo campeonizar, saltamos de emoción a la cancha y celebramos como nunca.

Los rivales, ¿los felicitaron?
Los jugadores sí lo hicieron, al igual que don Rubén Cuéllar, un caballero también en la derrota, nos saludó uno a uno y felicitó, noble actitud de él.

¿No pesan los años para ser un lanzador activo?
Tengo 52 años, ya no lanzo tan duro como en mi época de joven, pero sí con inteligencia, con curvas y cambios de velocidad, de vez en cuando lanzo una recta, pero lógicamente sin tanta fuerza.

Treminio tuvo un paso bueno por los Lobos en Liga Mayor.

Treminio tuvo un paso bueno por los Lobos en Liga Mayor.

¿Fue un triunfo impresionante?
Sí, debido como se manejó la serie final, perdíamos la serie 3-1 y nosotros venimos de atrás y ganamos los últimos tres y nos proclamamos por fin campeones después de 25 años.

¿A quién le dedicaron el título?
A mi coronel Matute, siempre nos apoyó y donde está debe ser feliz. También al recordado José Gómez, quien fue delegado del equipo en la liga y nuestro querido excompañero Mariano “Gallo” Portillo, quien sería el más feliz con este logro.

¿Cuál ha sido su clave para seguir adelante?
No me desvelo, no tengo vicios, me cuido mucho, y espero seguir lanzando en el 2014.

¿Es el más veterano de la Liga?
No lo soy ahora, volvió Juan Arauz en esta temporada, pero sí he estado activo desde 1985, soy el que más temporadas llevo en forma continua.

Junto a su hijo Sammy Santiago, quien espera igualar y superar a su padre.

Junto a su hijo Sammy Santiago, quien espera igualar y superar a su padre.

¿Hasta cuándo lanzará?
Hasta que Dios diga, tengo fuerza, mentalidad ganadora y la parte física todavía la manejo bien, me siento como un cipote todavía.

¿Cuál son las metas del 2014?
Defender el título de campeón y seguir lanzando a mi nivel, todavía no sabemos si habrá campeonato nacional, ya que en San Pedro Sula no hubo torneo Mayor y en El Triunfo ya no participan en la FEBHA.

¿A qué lanzadores ha admirado en Honduras?
Arnaldo Barahona, Juan Arauz, Gustavo Suazo, Pedro Hernández e Hildebrando Saldaña.

¿Viene de una familia beisbolera?
De seis hermanos, cuatro jugamos béisbol en forma profesional, David y Josué juegan en Nicaragua en ligas no tan formales, mientras Andrés lo hace en el Olimpia como manager-jugador, con él hemos vivido muchas temporadas en la liga, él es un buen pelotero, tremendo bateador que incluso ha definido campeonatos con su bate.

¿Y sus hijos juegan?
Mis cuatro hijos también lo hacen, Pedro Daniel tiene 24 años y juega de jardinero, espero que vuelva al equipo, ya estuvo en la FAH, pero ahora juega sóftbol. Gerson de 18 años, juega de segunda base. Rosita fue campeona recientemente con las Estrellas y el menor Sammy Santiago de 13 años participa en los Cachorros, donde alterna de lanzador y jardinero.

Por: Geovanni Gómez
@geovannygo

Deja tu comentario

Recomendamos - Más Deportes