Connect with us

La Bicolor

Miguel Falero: Al mundial con garra, pero…no charrúa

El uruguayo Miguel Falero estaba trabajando en la Universidad San Martín de Porres en Perú.

Acababan de ser campeones cuando recibió la propuesta de dirigir en la selección de Honduras junto al técnico colombiano Luis Fernando Suárez. Y no lo pensó. Corría el mes de abril de 2012. Dos años después Falero se prepara para vivir su primer mundial, aunque sea lejos de “la Celeste”. Honduras clasificó directamente a Brasil e integra el Grupo “E” junto a Francia, Ecuador y Suiza.

Falero se ha planteado un cruce ante Uruguay, en el Mundial.

Falero se ha planteado un cruce ante Uruguay, en el Mundial.

“Luis Fernando Suárez había trabajado en Juan Aurich, también en el torneo peruano y de ahí nos conocíamos. Me ofreció la posibilidad de formar la dupla técnica en la selección de Honduras. Me da muchísima participación y me siento muy a gusto trabajando con él”, contó Falero horas antes de regresar al país centroamericano.

“El futbolista hondureño tiene un muy buen biotipo. Al ser morenos en un alto porcentaje ya tienen la virtud de la velocidad y la resistencia. Y aunque no recibe la formación adecuada, tiene buena técnica. Es muy parecido al uruguayo. Es fuerte, luchador, aguerrido. Y también tiene la virtud de crecer en las difíciles. Lo que nosotros llamamos la garra charrúa, para ellos es la garra catracha.

El nombre viene de un libertador que sacó a todos los piratas y filibusteros del territorio hondureño”, contó el técnico, quien comenzó su carrera de entrenador junto a Juan Ahuntchain en Defensor Sporting y luego trabajó en Cerro, El Tanque, Wanderers, Emelec, Cúcuta, Deportivo Quito y San Martín de Porres.

Quince de los futbolistas de la selección de Honduras juegan en el exterior, sobre todo en ligas europeas y en la MLS de Estados Unidos. Solo ocho, actúan en el medio local. “Honduras no tiene grandes figuras, la figura es el equipo. Pero tiene su propia línea. No es colombiana como el entrenador, ni mexicana ni brasileña, es más parecida a un equipo uruguayo. Es combativo y contragolpeador. Y con todo eso yo me siento como en casa”, relató Falero que cuando llegó se hizo cargo de la selección Sub 23 que participó en los Juegos Olímpicos.

Nadie es profeta en su tierra…

Nadie es profeta en su tierra…

Honduras clasificó directamente al Mundial tras disputar el hexagonal final con Estados Unidos, México, Costa Rica, Jamaica y Panamá. “Sabíamos que iba a ser durísimo y que los tres que clasificaran directamente no se iban a conocer hasta la última fecha porque nadie iba a regalar nada. Honduras tiene gran rivalidad con México y que nosotros hayamos clasificado directamente y ellos tuvieran que jugar el repechaje, fue una satisfacción enorme para la gente.

Honduras nunca le había podido ganar a Estados Unidos en Honduras y lo consiguió. Tampoco había podido vencer a México en el estadio Azteca, y se le ganó”, contó el entrenador que se tiene fe para pasar la serie, algo que Honduras nunca consiguió en los dos mundiales en los que participó: España 1982 y Sudáfrica 2010.

“Para nosotros todos los rivales son difíciles, pero en los partidos son once contra once y los antecedentes no cuentan. Debutamos con Francia en Porto Alegre, después jugamos con Ecuador en Curitiba y cerramos con Suiza en Manaos. Tanto que protestó Uruguay, nosotros también tenemos que jugar contra dos europeos. Nuestro gran reto es pasar el grupo porque nunca antes se logró pasar al cuarto partido. Tenemos mucha confianza porque este grupo siempre se repuso a la adversidad. Y si logramos pasar la serie, después es mano a mano y otra historia”.

Los morenos hondureños tienen la virtud de la velocidad y resistencia.

Los morenos hondureños tienen la virtud de la velocidad y resistencia.

Falero se ha planteado ya varias veces, qué sentiría si Honduras se llega a cruzar con Uruguay en el Mundial. “Siempre existe la posibilidad. Creo que sería una sensación muy extraña, pero yo no tengo más que agradecimiento para Honduras, porque pese a las dificultades sociales que tienen; a los problemas de infraestructura y las carencias propias de un país muy pobre tratan de darnos todo y nos tratan como a uno más. No puedo quejarme de nada. Y es como se dice siempre: nadie es profeta en su tierra. Y el profesionalismo te lleva a dar todo y tratar de hacer lo mejor en el grupo dónde estás. Ojalá que si nos enfrentamos, que sea en la final”, se ilusionó.

Falero vive solo en Tegucigalpa. Su esposa y sus hijas viajan dos veces por año cuando pueden hacer coincidir vacaciones y licencias. Honduras es un país violento, donde mueren 16 personas por día. “Te acostumbrás a cuidarte, a estar solo, y a no dar ventajas”, finalizó. MÁS/Diario El País, Uruguay.

Deja tu comentario

Recomendamos - La Bicolor