Connect with us

Protagonistas

Puig y Fernández son como noche y día

Por: Jacobo Goldstein
Reportaje Nº 129

MIAMI, Florida. Digno de alabar y reconocer es la carrera deportiva y la vida personal de dos jóvenes cubanos, que lograron huir de su país después de una serie de intentos y que terminaron en los EE UU, donde ya les comenzó a sonreír la fortuna.

Se trata de Yasiel Puig, de 23 años, José Fernández de 21, los dos tienen un futuro sumamente prometedor, si es que se comportan debidamente no solo dentro de la cancha sino que fuera de ella.

Los cubanos Puig y Fernández son, en la actualidad, dos estrellas brillantes de las Grandes Ligas.

Los cubanos Puig y Fernández son, en la actualidad, dos estrellas brillantes de las Grandes Ligas.

Ambos se lucieron durante la temporada de béisbol de Grandes Ligas del 2013, brillaron en forma espectacular, demostrando tener talento de sobra, convirtiéndose durante su primer año en las mayores estrellas de sus respectivos equipos.

ESTRELLA

Yasiel Puig fue una revelación con los Esquivadores (Dodgers) de Los Ángeles en su primer año con ellos, mientras que José Fernández tuvo una temporada sensacional como novato de los Marlins (Peces) de Miami.

Puig comenzó a destacar a partir de mayo del 2013 cuando debutó como jardinero derecho de los Dodgers y no tardó mucho en levantarle el ánimo a una escuadra que andaba totalmente de capa caída, pese a tener la segunda nómina más cara de las ligas mayores.

El equipo tenía un pésimo récord de 30 victorias y 40 derrotas y ocupaba el sótano de la División Oeste de la Liga Nacional cuando este joven beisbolista cubano comenzó a batear y fieldear en forma maravillosa, a grado tal que no le tomó mucho tiempo a los Esquivadores comenzar a ganar partidos constantemente y en pocas semanas pasaron de estar en último lugar a ocupar el primero de su conferencia.

Puig demostró sus cualidades con el fútbol al lado de Cristiano Ronaldo.

Puig demostró sus cualidades con el fútbol al lado de Cristiano Ronaldo.

Los Dodgers no habían tenido un novato así de talentoso desde 1981 cuando el lanzador mexicano Fernando Valenzuela irrumpió en las Grandes Ligas ganando sus primeros ocho partidos, en cinco de ellos blanqueando al equipo opositor.

Eso provocó la entonces llamada “Fernandomanía” que dominó esa temporada en la que el serpentinero mexicano se alzó con cuanto trofeo estaba en juego en la Liga Nacional, conduciendo a su equipo a ganar el campeonato de su liga y posteriormente la Serie Mundial. Pocos debut se han visto en el mundo del deporte como el del gran Fernando, aunque algo similar casi ocurre con la llegada en el 2013 de Yasiel Puig a los Dodgers, pues el equipo ganó la División Oeste y derrotó a los Bravos de Atlanta en la primer ronda de las eliminatorias, pero eventualmente los Dodgers cayeron ante los Cardenales de San Luis que terminaron perdiendo la Serie Mundial frente a los inspirados Medias Rojas de Boston, liderados por David “Big Papi” Ortiz.

Pero pese a que Puig generó también la “Yasielmanía” liderando al representativo de Los Ángeles, casi conduciéndolos a la Serie Mundial mediante su bateo y su fildeo.

El astro cubano no tuvo un buen último mes, cuando su bateo fue de apenas .219 y su fildeo dejó mucho que desear. Pese a que decayó al final de la temporada, sus estadísticas finales fueron buenas, con un promedio de bateo de .319, 42 carreras empujadas y 19 batazos de cuatro esquinas en poco más de 100 partidos que jugó.

Yasiel Puig es considerado la joya de los Dodgers de Los Ángeles.

Yasiel Puig es considerado la joya de los Dodgers de Los Ángeles.

Su bateo oportuno y su fildeo inspirado durante casi cuatro meses, que fue el detonante que levantó a su equipo de la lona y lo condujo bien lejos, a grado tal que Yasiel terminó ocupando el segundo lugar en la elección del Novato del Año de la Liga Nacional, trofeo que ganó su compatriota José Fernández, de los Marlins de Miami.

NOVATO DEL AÑO

Y si Puig levantó a los Dodgers, Fernández no pudo hacer lo mismo con los Marlins de Miami, pues él lanzaba cada cinco o seis días y no le fue posible evitar que su equipo perdiera más de 100 juegos y quedara en el sótano de la división Este de la Liga Nacional durante la temporada del 2013.

Aunque él tuvo un año sensacional ganando 12 partidos y perdiendo seis con una escuadra mediocre. Con otro equipo hubiese ganado cerca de 18 partidos.

Sus estadísticas finales fueron excelentes, pues ocupó el segundo lugar en carreras limpias permitidas, con un fantástico promedio de apenas 2.19.

Además, se dio el lujo de ponchar a 187 bateadores rivales en 172 entradas lanzadas, y sus adversarios apenas batearon un bajo promedio de .182 cuando él estaba en el montículo.

Su gran temporada con los Marlins llevó a José Fernández a ser el Novato del Año en las Grandes Ligas.

Su gran temporada con los Marlins llevó a José Fernández a ser el Novato del Año en las Grandes Ligas.

Su promedio de ponchados fue de un maravilloso 9.7 por cada nueve entradas lanzadas y además cabe destacar que concedió muy pocas bases por bolas a sus oponentes durante los juegos que lanzó.

No en vano fue elegido en forma abrumadora como el Novato del Año de la Liga Nacional y si no tiene contratiempos en materia de salud, Fernández va en camino de poder convertirse en uno de los mejores lanzadores en la historia del béisbol, pues tiene apenas 21 años y todo un mundo por delante que bien puede terminar conquistando, principalmente si los dueños de los Marlins arman un mejor equipo que lo apoye debidamente en el terreno de juego.

DIABLO Y SANTO

Ambos cubanos tiene un gran porvenir, pero tienen que cuidar su vida personal, pues Yasiel Puig ya lo ha detenido dos veces la policía en los últimos meses por estar manejando su coche de lujo a tremendas velocidades, excediendo los límites legales.

A su corta edad, ya es la estrella de pequeños y grandes en el representativo de la Florida.

A su corta edad, ya es la estrella de pequeños y grandes en el representativo de la Florida.

Una vez Puig fue detenido en Chatanooga, Tennesse, cuando manejaba a cerca de 150 kilómetros por hora en una zona donde solo se permiten 80 y hace pocos días también fue arrestado por manejar en Florida a más de 180 en una carretera cuyo límite de velocidad era de 105.

Además, se sabe que a Puig le gustan las fiestas y parrandear hasta altas horas de la madrugada. En pocas palabras, sus hábitos personales no le van a ayudar mucho en su carrera y pueden traerle graves consecuencias si no cambia su comportamiento.

Mientras tanto, José Fernández es un verdadero caballero y excelente ser humano, que hace gran labor comunitaria, que se comporta debidamente y que no anda metido en líos, un ejemplo que Yasiel Puig debería de emular a carta cabal.

Mientras tanto, los ejecutivos de Los Dodgers ya es hora que le jalen las orejas y le pongan los frenos a Puig, que como jugador puede ser estrella por muchos años y ser el líder del equipo angelino, pero no si sigue tratando de quemar la vela por los dos extremos.

SÉPALO
* La vida personal de Puig y de Fernández son totalmente distintas.
* A los Dodgers le preocupan mucho los hábitos de Puig.
* Ambos jugadores son estrellas de su equipo y pueden serlo por mucho tiempo.
* Fernández fue el mejor novato en el 2013.
* Fernández tuvo una temporada sensacional, la de Puig fue bastante buena.

Deja tu comentario

Recomendamos - Protagonistas