Connect with us

Protagonistas

Kerpo de León, del campo a la parrilla…

“Y ese enano es el que me traen de portero”, dijo en tono irónico Edwin Pavón, allá por 2005, técnico del Valencia, cuando vio a un tipo que apenas superaba el 1.70 cm de estatura que llegaba como flamante refuerzo de su equipo.

Kerpo de León, retirado del fútbol, ahora se encarga de alimentar con sus parrilladas a la gente de Comayagua.

Kerpo de León, retirado del fútbol, ahora se encarga de alimentar con sus parrilladas a la gente de Comayagua.

Lo que el limeño no se imaginaba es que ese diminuto personaje se convertiría no solo en figura de los naranjas, sino en uno de los grandes arqueros que han llegado al país en los últimos tiempos.

Es Kerpo de León, ya retirado del fútbol, ahora dedicado a su restaurante ubicado en la ciudad de Comayagua, lugar donde se hizo ídolo defendiendo los colores del Hispano. Recuerda con buen humor aquellas palabras de Pavón. “No lo escuché, pero me lo contaron mis compañeros y solo me reí. No me gustó la frase, pero no le di importancia, sabía que con trabajo me iba a ganar el puesto”.

Se retiró jugando para Motagua después de un encontronazo con Mitchell Brown, que casi le cuesta la vida, permaneció en coma ocho días. Él lo recuerda como un simple accidente del fútbol y comenta que no tiene ningún tipo de resentimientos hacia el exatacante verdolaga.

Junto a su esposa, Yeny Marroquín. La gráfica muestra los tacos y guantes que usó el uruguayo el día del encontronazo con Mitchell Brown.

Junto a su esposa, Yeny Marroquín. La gráfica muestra los tacos y guantes que usó el uruguayo el día del encontronazo con Mitchell Brown.

Alejado de las canchas, pero no del fútbol, ahí está frente a la parrilla de su negocio, él mismo es el encargado de la preparación de todas las carnes; ese es su lugar sagrado, sus empleados se encargan de otras cosas, pero esa tarea es solo suya.

Vestido de negro, siempre amable, por momentos interrumpe sus labores porque no falta el aficionado fiel que se acerca para solicitarle una postal o un autógrafo.

“La gente me trata muy bien aquí, esta es mi casa y no me puedo quejar. Me va bien y me esmero siempre por brindarle el mejor servicio a los clientes. Aquí la gente es agradable y en mi caso el haber jugado en Hispano me ha favorecido porque los aficionados son nobles”.

Al consultársele ¿por qué Comayagua?, responde entre risas: “¿Y es que me mando solo?, ¿y la señora pues…?” Y es que el uruguayo contrajo matrimonio con Yeny Marroquín, con quien ha procreado a la pequeña Kendra, de dos años de edad.

De León dice que su restaurante no es nada improvisado, ya que desde hace cinco años se declaró comerciante individual porque sabía a qué se iba dedicar después del retiro, y asegura que su esposa es un gran apoyo, porque es administradora de empresas y eso facilita mucho las cosas.

Los aficionados no olvidan al que fue su ídolo.

Los aficionados no olvidan al que fue su ídolo.

El exportero de Motagua, Hispano, Platense y Vida afirma que el fútbol es una pasión que no se olvida jamás, aunque reconoce que ahora por sus ocupaciones no ve muchos partidos. Se declara un agradecido con Honduras por la oportunidad que le dieron de jugar y por el buen trato de la gente.

“Honduras es un lindo país, estoy muy agradecido con toda su gente por todo lo que me han dado. Espero seguir muchos años acá y ayudar en algo al desarrollo de esta nación”.

Por: Jairo LANDA
@jairolanda1

Deja tu comentario

Recomendamos - Protagonistas