Connect with us

La Bicolor

Sigue la fiesta en la ciudad del canal…

PANAMÁ.- La pasión por el fútbol ya se respira totalmente en la moderna ciudad panameña, los aficionados de los países participantes, con sus cantos y banderas, han llegado a contagiar con la fiebre del fútbol, a los locales que días atrás apenas hablaban de este deporte.

La bandera de Honduras, lució imponente en las gradas del “Rommel Fernández”.

A medida transcurren las jornadas y se van definiendo los finalistas, las expectativas se incrementan, para saber cuál selección será la mejor del torneo y  reinará por espacio de dos años la región.

En las tres primeras jornadas triples, que se realizaron el juego que abría el telón, siempre se efectuaba con las tribunas vacías, ayer la historia fue diferente, guatemaltecos y nicaragüenses despertaron morbo.

La afición extranjera y panameña que ha seguido esta copa, llegó en gran cantidad para observar qué equipo se quedaría con el último boleto para asistir a la Copa Oro, que será a mediados del año en diferentes ciudades de Estados Unidos.

Al final del primer duelo, no hubo sorpresa como en la edición anterior donde Nicaragua eliminó a Guatemala, los pocos  “chapines” que llegaron al “Rommel Fernández”, festejaron la clasificación, aunque no les gustó como jugó su equipo.

Para el segundo juego del día, la emoción aumentó, los “guanacos” y “catrachos”, como de costumbre montaron su show en las gradas, alentaron desde el pitazo inicial hasta el final.

Para cerrar con la jornada de semifinales, los aficionados de casa vestidos de rojo, no dejaron que los “ticos”, montaran fiesta en su propio patío.

Ambas barras llegaron de rojo, pero cuando los visitantes querían alentar y cantarle a su equipo, la “Marea Roja”, con sus tambores, trompetas y canticos, los opacaba, haciendo prevalecer su localía.  
  
Por: Hugo Navarrete
Fotos: Víctor Colindres
Enviados

Los panameños antes de entrar al estadio, se “calientan”, con una Balboa fría, y “pican”, con los tradicionales pinchitos.

Esta barra de hondureños, nunca paró de alentar a la bicolor.

El mariachi salvadoreño, se encargó de dirigir a la barra salvadoreña.

Muy originales llegan las panameñas al estadio, la Copa Centroamericana, le ha abierto el interés por el fútbol.

José Mendoza y Ramón Núñez, no entraron en la lista de Juan de Dios Castillo y sufrieron mucho desde los palcos.

Los salvadoreños rezaron todo el juego, para que su selección avanzara a la final.

La “Marea Roja”, deleita mucho con su música y alienta en grande a su selección.

El que no llega de rojo, no entra al estadio, así dicen estos aficionados del equipo “canalero”.

Deja tu comentario

Recomendamos - La Bicolor