Connect with us

Fútbol Nacional

Pensé lo peor: Roger Mondragón

TEGUCIGALPA.- El susto mayor de Roger Mondragón Avelar ya pasó, ahora sólo resta recuperarse en un plazo de unos cuatro meses para volver a las canchas a tener contacto con la pelota. Ayer a las 5:00 de la tarde salió del hospital Medical Center, donde fue intervenido quirúrgicamente de una “luxo fractura de peroné del tobillo izquierdo”.

Roger Mondragón cuando abandonaba el Medical Center, acompañado de su madre Gloria Avelar.

Acompañado de su madre, Gloria Avelar, hermanos, tíos y primos, el mediocampista de Motagua, abandonó el centro asistencial y fue trasladado a su ciudad natal Choluteca, precisamente al barrio San Juan Bosco, donde estará unas semanas y luego regresa a la capital para comenzar con la terapia de recuperación.

La fractura del futbolista causó preocupación el domingo cuando se lesionó producto de una jugada fuerte del jugador de Necaxa, Jesús Alberto Navas, sin embargo, minutos más tarde, el cirujano Rafael Aguilar, efectuó satisfactoriamente la operación que duró dos horas y media.

Mondragón, recibió el aliento de dirigentes y compañeros de equipo. Lo acompañaron ayer, Júnior Izaguirre, Iván Guerrero, Amado Guevara y Milton “Jocón” Reyes, entre otros, quienes lo motivaron para que pueda recuperarse psicológicamente del impasse y pronto pueda estar de regreso en los entrenamientos.

Pero lo cierto que el campeonato de Clausura se lo perdió. Y hasta con el color del yeso en su pierna le ayudaron, porque se lo ubicaron de color azul, y se lo retirarán entre cuatro y seis semanas, de acuerdo a la evolución.

La mamá de Roger, Gloria Avelar y sus familiares viajaron ayer a Choluteca, contentos por los resultados de la operación.

El jugador expresó al abandonar el centro hospitalario que fue algo triste la lesión, pero reconoce que son situaciones que se dan en el fútbol a las cuales está expuesto todo jugador. “Tengo fe y esperanza que pronto estaré recuperado para volver, porque había soñado consolidarme en este campeonato”.

En el momento de la lesión pensó lo peor y tantas cosas negativas, pero ahora se siente diferente al saber que esa imagen negativa pasó con la operación, esperando solo recuperarse.

“La visita y apoyo de mis compañeros me motiva, me fortalece y les agradezco, porque siempre están dando ánimos”, agregó. Mondragón asegura que mentalmente se encuentra bien, agradeciendo a Dios por haber permitido que no fuera más grave y ahora sólo espera recuperarse.

En relación a la forma que lo marcó Jesús Navas  dijo que es algo que le puede pasar a cualquier jugador “hoy me tocó a mí, no tiene nada que ver Navas, nadie quiere hacerle daño a otro compañero y lo único que me resta es recuperarme de la mejor forma posible”.

Insistió que en un partido es el riesgo que se corre, “con Navas todo tranquilo, no tengo nada en su contra, son circunstancias que se tienen que encarar”.

LA OPERACIÓN

El doctor Rafael Aguilar, fue el responsable de la operación.

El doctor Rafael Aguilar, dijo que la operación fue satisfactoria y habrá que hacer la terapia correspondiente y además trabajo psicológico, porque en la mente siempre queda la última imagen de cómo quedó el pie en el momento de la lesión.

Además se requieren los cuidados necesarios de reposo y posteriormente continuar con trabajos especiales de recuperación. Por lo demás señaló que todo está bien, porque el jugador se considera bien después de la intervención.

LA MADRE

“Gracias a Dios que todo salió bien con mi hijo” expresó su madre, Gloria Avelar y agregó que para ella fue horrible cuando escuchó lo que le había sucedido a Roger, ya que no ve los partidos por temor a ver situaciones de ese tipo.

“Me imaginé lo peor de mi hijo, que se había terminado su carrera cuando está comenzando” señaló doña Gloría aún nerviosa por lo que le pasó el domingo al joven jugador de 21 años de edad.

LOS JUGADORES

La radiografía previa a la operación.

Júnior Izaguirre, quien también sufrió una lesión de esa misma magnitud, le expresó que él sabe lo que se sufre, pero que tenga confianza que se va a recuperar del todo. Recordó que su lesión se dio en una fecha similar a inicio de competencia, un 14 de enero y le fue difícil, porque regresó a jugar a finales de agosto.

“Hay que poner fuerza de voluntad para ir a las terapias y entrenamientos de piscina para recuperarse lo más pronto posible. A Roger lo veo bien emocionalmente, porque tiene el apoyo de la familia y de nosotros y eso ayuda mucho”.

 

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Nacional