Connect with us

Fútbol Nacional

Los pecados de Restrepo

TEGUCIGALPA.- Después de la caída 2×1 en la gran final del fútbol hondureño, directivos y afición del Olimpia sigue buscando culpables por la pérdida del título, y aunque algunos han salido en defensa del técnico Carlos Restrepo, existen varios que desde ahora piden su cabeza, de cara a lo que será el próximo certamen y el de la Concachampion para el cual ya está clasificado.

Carlos Restrepo

A continuación diez de las probables razones por las que Olimpia no alcanzó el bicampeonato, teniendo en consideración algunos aspectos con los que Restrepo se encontró en el camino y que finalmente fueron los posibles inconvenientes para que el albo sumara su vigésima cuarta Copa en el certamen nacional.

1*** Sin ideología de juego. A raíz de las constantes ausencias por lesión, actos de indisciplina y jugadores en la selección nacional, Carlos Restrepo, hizo un curso acelerado, jamás encontró el conjunto y nunca pudo instalar una ideología de juego, situación que provocó muchos desaciertos en los cambios, ante la ausencia de Danilo Turcios en varios compromisos, toda la responsabilidad cayó en Ramiro Bruschi y aunque intermitente en los partidos, tuvo que acostumbrarse a recibir la pelota atrás de la media cancha, sin lograr conexión en la transición, pese a lo anterior en el definitivo choque de la gran final, volvió a mostrar sus mejores credenciales al anotar un golazo ante el Real España.

2*** Desaciertos en el compromiso decisivo. Para el choque que definía al nuevo monarca catracho, quedaron en evidencia los desaciertos de Restrepo, dejó afuera a Roger Rojas (salvador del club en varias oportunidades), apostando por el novato Franco Güity, (prácticamente un desconocido para la afición blanca), encima se deshizo en casi todas las jornadas de Alexander López, en una temporada brillante, ¿y qué pasó con Henry Bermúdez, Juan Carlos García y Johny Calderón?, improvisó por la izquierda con Bany Lozano, futbolista con excelentes condiciones ofensivas, sin embargo llamado para tapar agujeros en la zona baja.

3*** El desorden en defensa. Al término del campeonato, Restrepo siempre tuvo un desorden en defensa, con un Wilfredo Barahona recurrente en sus viejas lesiones, fue el lateral derecho de un equipo que no tuvo salida desde el fondo, junto a Johny Palacios fueron lo más flojo no solo en la gran final, sino que en varios tramos del campeonato, por otro lado se improvisó con Frank Arévalo y aunque la fórmula le dio resultado, al parecer el técnico siempre mostró su favoritismo por Palacios, pese a que nunca le dio tranquilidad a la zona baja merengue.

4*** Ausencia de criterio para sentar jugadores.  Lejos de convertirse en el armador de la zona media merengue, Danilo Turcios evidenció su falta de ritmo y consistencia física, después de su retorno del Mundial de Sudáfrica 2010, sumado a esto terminó con una histórica lesión, tuvo una temporada muy floja, le faltó panorama, por lo anterior el timonel albo cifró su confianza en Walter Hernández, un futbolista que corrió como ninguno, pero pegó más de lo que jugó, esto le costó perderse el segundo juego de la gran final.

5*** Incapacidad para apostar por jóvenes. “Quiero darle mayor oportunidad a los jóvenes valores, que estén mayor tiempo con el balón”, había dicho Restrepo, previo al inicio del campeonato. Una frase que delata la incapacidad del colombiano para formar una nueva columna vertebral, contrario a lo que hizo su rival en torneo que recién finalizó. Tuvo miedo de apostar por los jóvenes, Roger Rojas, Anthony Lozano y Alexander López, se vieron marginados y apenas terminaron participando con el plantel principal, en otras palabras fueron desaprovechados.

6*** La interna en el plantel. Para nadie es desconocido que varios futbolistas transmiten su malestar por el marginamiento en que han caído, Abner Méndez, Franco Guity fueron dos de los cinco refuerzos del albo, apenas el último vio acción y anotó un gol, pero fue el villano en el choque de la gran final al resultar expulsado, que decir del gigantón  Milton Palacios, quien cumplió casi dos torneos sin jugar , con un futuro incierto en el blanco, ya que a falta de piezas como Fabio de Souza y Johny Palacios, Restrepo optó por improvisar y mantener a algunos de sus “favoritos” en su esquema de juego. 

7*** Cuando la afición pierde la fe. Cuando en el ámbito futbolístico se descubre que Papa Noel no existe. Porque Restrepo después de lograr el Torneo Clausura 2009-10 de la Liga y de clasificar a la segunda ronda del Torneo de Clubes de la Concacaf, pasa a ser esa figura divina a un “simple” mortal, ya que sin un plan de juego, con ausencias de ideologías, sin convicciones, sin mensajes no se puede ganar campeonatos, apostó a la motivación para unos cuantos, pero los demás perdieron la fe al igual que la afición desde el inicio del campeonato.

8*** Con más dudas que aciertos. Si bien es cierto el técnico albo llevó al club hasta las últimas instancias del certamen, también es cierto que lo hizo con mucho sufrimiento, con más dudas que aciertos, en la final pasada para nadie es desconocido que el Real España pese a su novatez, fue superior a Olimpia, no hacía falta que el resultado fuera 5×0 para darse cuenta que el representativo aurinegro era el merecido campeón, porque con una idea de atacar y de saber defender en el momento preciso, le alcanzó para poner de rodillas a un equipo que nunca supo cual era el correcto camino.

9***Buscando la identidad perdida. Luego de la sufrida clasificación a la serie de semifinales, Restrepo se lamentó y dijo: “Este no es el equipo ideal con el que pretendo llegar a la gran final, todavía faltan detalles por cambiar” ¿En cuál de los cuatro juegos disputados (dos de semifinales y dos de gran final) se vio el cambio?, la única variante utilizada fue la de los dos porteros, dejó de alternar a Donis Escober y dejar como gran “salvador” a Noel Valladares, pese a que Escober se ganó a pulso su titularidad, como quien dice “mató al tigre y le tuvo miedo al cuero”

10*** Problema mental de futbolistas. No cabe duda que uno de los principales problemas por los que atravesó el conjunto merengue, fue el factor mental y de actitud de algunos de sus futbolistas, situación que Restrepo nunca pudo superar o erradicar definitivamente, crisis lenta y dolorosa que cargó a lo largo del certamen, donde piezas como Barahona y Hernández, intentaban sacar ventaja siendo prepotentes, hablando con los árbitros y hasta agrediendo jugadores, a vista y paciencia de Restrepo, quien para no perder la costumbre, terminó disputando el compromiso con inferioridad numérica.

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Nacional