Connect with us

La Bicolor

Selecciones menores merecen respeto y apoyo

La sociedad hondureña y sus gobernantes en particular siguen demostrando ser poco visionarios, incapaces de elaborar estrategias que beneficien al país en el presente y en un futuro inmediato, “maldición” de la que el deporte no se salva.

El fútbol es el deporte rey entre los hondureños y, si este sufre de innumerables deficiencias, ni hablar del resto de las disciplinas; por tal razón tomamos como ejemplo al balompié y particularmente las selecciones inferiores, masculinas y femeninas.

Cuando hablamos de menores, nos referimos a las Sub-15, Sub-17 y Sub-20, siendo en esta última categoría en la que a más mundiales se ha clasificado: Túnez 1977, Qatar 1995, Nigeria 1999, Holanda 2005 y Egipto 2009. Sin embargo, de estás generaciones mundialistas a nivel absoluto, sólo dos procesos clasificaron a la Copa del Mundo de adultos, lo que deja evidenciado la falta de continuidad.

También a nivel infantil en apenas 10 años de trabajo (antes del 2000, la Sub-17 era sólo figurativa), ya se lograron dos clasificaciones mundialistas: Corea del Sur 2007 y Nigeria 2009, lo que confirma el gran material humano con que se cuenta en el país, ese mismo que se ha encargado de salvar la desorganización con la que se trabaja en nuestro fútbol.

Recientemente, en Guatemala, la Sub-17 logró avanzar al Pre-mundial de Jamaica, pero gracias a la eliminatoria de “mentiras” de la Uncaf, donde de tres equipos, avanzan dos y uno va a repechaje contra Nicaragua, ¡increíble! Por tal razón, en el Mundial se nota la diferencia de niveles entre sudamericanos, Europeos y los representantes de la Concacaf.

El seleccionador Emilio Umanzor, pese a ser dos veces mundialista ha venido advirtiendo la falta de trabajo para las selecciones menores en comparación con la de nuestros vecinos centroamericanos, quienes aparentemente ya comprendieron que es en esas categorías donde se debe invertir para cobrar en el mañana.

“Si no encendemos las alarmas pronto nos van a pasar por encima”, aseguró Umanzor, y si lo dice alguien que tiene ya varios años involucrado con selecciones menores, se le debe tomar la palabra.

Ya es momento de dejar de vivir del pasado, hay que ser ambiciosos y no conformistas. Si se clasificó a Sudáfrica 2010 ahora la meta no se debe limitar a conseguir el boleto a Brasil 2014, sino a formar una Selección que compita sin prejuicios en la máxima competencia del balompié.

Los directivos deben darse cuenta que las Selecciones menores son nuestro futuro inmediato, ya basta de verlas como un gasto, no hay que ser tan pobres mentalmente. Honduras ya cuenta con una relativa ventaja, no hay que permitir que nos den alcance o incluso nos superen.

Pero para ello se debe trabajar de forma ordenada y visionaria, no es posible que hoy por hoy, no se tenga una digna selección femenina, o que no exista una Sub-15. Que a los jóvenes mundialistas Sub-17 y Sub-20 no se les dé un respectivo seguimiento, para el cuidado de su formación tanto profesional como personal.

Deja tu comentario

Recomendamos - La Bicolor