Connect with us

Fútbol Nacional

Causas de la debacle motagüense

TEGUCIGALPA.- Érase una vez, hace tiempo atrás que el Motagua presumía su grandeza de feudo en feudo, con futbolistas de jerarquía que orgullosos vestían el azul profundo, épocas en las que se vanagloriaban de ser el mejor equipo del país; ahora mismo el panorama es oscuro y la caída parece no apreciar el fondo del abismo.

Resulta difícil encontrar las razones de la debacle azul, si consideramos que de entrada el técnico, Ramón “Primitivo” Maradiaga, uno de los mejores del país, armó un equipo a su gusto, con jugadores que conoce a la perfección.

Motagua ha protagonizado una campaña para el olvido en el Apertura.

Motagua ha protagonizado una campaña para el olvido en el Apertura.

Sin embargo, el desarrollo de la competencia nos mostró a un Motagua ordenado y alegre al principio, pero cuando los resultados no llegaron incluso se olvidó dejugar bien, convirtiéndose en un equipo común y corriente.

A continuación, LA TRIBUNA presenta un análisis de las posibles causas del desastre motagüense.

La portería

Dicen que los equipos se arman de atrás hacia adelante. Y justo allí empezaron los problemas del azul, porque por decisión técnica no le renovaron el contrato al ahora meta de Victoria, Ricardo Canales, quien por mucho es mejor portero que Donaldo Morales y Marlon Licona.

Los porteros azules jamás pudieron hacer sentir segura a su zona baja, se equivocaron constantemente. Morales llegó a cometer errores increíbles, un gol entre las piernas y una pésima salida le costaron al equipo el empate frente al Vida. Licona tampoco ofreció garantías a los suyos; tuvo aciertos, es innegable, pero en Comayagua regaló un gol infantil frente a Hispano.

Si Motagua pretende lavar la pobre imagen dejada en el Apertura, su primera contratación debería ser un cuidapalos que contagie seguridad a los suyos.

Defensa

En ese departamento, Motagua tampoco puede presumir de grandes números: es el segundo equipo más goleado del certamen. A lo largo de la competencia las actuaciones de la zaga han dejado mucho que desear. El central, Guillermo Díaz, estuvo lejos del nivel de temporadas anteriores. Una falta de comunicación entre él y Milton “Jocón” Reyes le costó al club un gol contra Victoria. Las lesiones de Johnny Leverón y David Molina, nunca le permitieron al técnico encontrar una pareja de centrales estable.
El cuerpo técnico, encabezado por el amapalino Ramón “Primitivo” Maradiaga, nunca pudo hacer funcionar al equipo.

El cuerpo técnico, encabezado por el amapalino Ramón “Primitivo” Maradiaga, nunca pudo hacer funcionar al equipo.

Sumado a esto, Sergio Mendoza tampoco tuvo una campaña a la altura, se le vio mal en el uno contra uno, una de sus principales virtudes, no respondió como central y tampoco de lateral.

Samir García llegó a tener cierta regularidad, pero la indisciplina lo dejó al margen del club.

Iván Guerrero es de lo rescatable, siempre mete ganas y es un luchador incansable, debería ser la inspiración de sus compañeros. Lo mismo pasa con Reyes, que si bien cierto cometió algunos errores, nadie puede reprocharle falta de entrega, tiene un corazón enorme y se acomoda donde el técnico se lo pida.

El mediocampo

Ese departamento merece especial atención, porque en el arranque del Apertura llegaron a deslumbrar con su funcionamiento, eran capaces de generar múltiples ocasiones de gol y de dejar sin opciones al enemigo, pero con el transcurso de los partidos se volvieron predecibles.

El novel Roger Mondragón puede catalogarse como una de las grandes apariciones de la competencia. Entre tanto, Jorge Claros mostró cierta regularidad, lo mismo Amado Guevara, quien pese a que no es el mismo de antes, en este plantel siempre dio la cara en los partidos grandes y fue el líder de los suyos, eso habla de lo mal que anda el equipo, porque al capitán le basta con poco para sobresalir. Los demás simplemente sumaron minutos sin que pasara nada.

Ataque

Paupérrimo. Georgie Welcome sigue siendo la gran referencia ofensiva, estuvo ausente varios partidos porque se fue a probar suerte a Europa, pero aún dándole ventaja a sus compañeros es el goleador del club. Marcelo Cabrita fue una fotografía en el campo, apenas chispazos.
Los extranjeros del “azul” estuvieron lejos de mostrar un nivel aceptable.

Los extranjeros del “azul” estuvieron lejos de mostrar un nivel aceptable.

Charles Córdoba, uno de los grandes fiascos del azul en los últimos tiempos, llegó como goleador, pero fue más noticias por sus actos fuera de la cancha que lo que hizo cada vez que se le otorgó la oportunidad.

Shannon Welcome, nadie entiende qué hace en un equipo grande, su aporte es nulo. Siendo justos el único de los atacantes azules que debería quedarse en la institución es Georgie.

La imposibilidad de
contar con Luciano

La junta directiva logró alcanzar un acuerdo económico con el ariete brasileño, Luciano Emilio, sin embargo el club ya tenía lleno el cupo de extranjeros y fue imposible naturalizar a Guillermo Díaz, para que quedase vacante una plaza.

Cuerpo técnico

Ramón “Primitivo” Maradiaga es un ganador nato, sus equipos se caracterizan siempre por ir al frente, no fue la excepción este Motagua, sin embargo, habrá que preguntarse ¿Qué hizo mal?, porque sus dirigidos no lograron alcanzar el rendimiento esperado.

Y es que no tiene excusas el estratega, ya que cuenta con libertad absoluta para contratar y decidió jugárselas con el plantel que tenía.

Algo que llama mucho la atención es el hecho que Motagua haya iniciado bien, de una manera agradable y que en los últimos juegos se pareciese a un equipo cualquiera, sin ideas y atrapado en su propia cárcel.

La portería ha sido uno de los departamentos más pobres de la institución.

La portería ha sido uno de los departamentos más pobres de la institución.

¿Será que Maradiaga perdió el mando dentro del plantel?, ¿será que se trata de un complot de los futbolistas para librarse de un técnico con el que ya no congenian?

La respuesta a ambas interrogantes es simplemente no, porque Maradiaga es un entrenador con muchas horas de vuelo y sabe cómo imponer condiciones en un vestuario; además, tiene futbolistas que le son leales, como Guerrero, Guevara y Reyes, entre otros.

El gran error del técnico fue no haber reforzado el equipo con jugadores de calidad que le ayudaran a consolidar su idea, y creer a ciegas en lo que tenía en casa.

La hegemonía del vecino

Mientras Motagua se relame sus heridas, cual león herido fruto de la amargura de no haber ganado nada en los últimos años, su principal enemigo, Olimpia se regodea tiránicamente de ser el equipo más ganador de la última década con apenas alguna resistencia de Marathón.

Y como si fuera poco, los melenudos acabaron con la maldición de no poder vencer a su vecino en finales, mientras los azules hicieron el ridículo en el Apertura, los blancos están cerca de alcanzar su pase a semifinales y además lograron su boleto a cuartos de final en la Liga de Campeones de la CONCACAF.

Cantera en deuda

Motagua “cerró” la chequera para creer directamente en el producto de la casa, pero hasta aquí el saldo es negativo, porque la mayoría de los jóvenes no ha respondido a las expectativas del cuerpo técnico.

Apenas Mondragón ha sabido responder a la confianza de Maradiaga, de ahí Meller Sánchez, Rubén Rivera, entre otros naufragaron en el intento.

Junta directiva

La dirigencia tiene su cuota de responsabilidad en el fracaso motagüense

La dirigencia tiene su cuota de responsabilidad en el fracaso motagüense

Decir los apellidos Atala y Gutiérrez es sinónimo de la grandeza azul, dos familias que han aportado mucho para que Motagua se haya ganado un lugar en la alcurnia del fútbol nacional.

Sin embargo la actual administración ha dejado muchos vacíos, primero no hay unidad de criterios para fichar a los futbolistas. La directiva motagüense contrata sin planificación y ello explica, por qué se llegan a tener planteles tan amplios, en los que ganan más algunos futbolistas que no juegan que los habituales en el campo.

Cada quien ficha por su lado, incluso hubo discrepancia en la elección del técnico, porque para nadie es un secreto que los Gutiérrez se inclinaban por la continuidad del ahora seleccionador nacional, Juan de Dios Castillo, por considerar que Maradiaga es un técnico desfasado que desde el 2006 no gana nada, sin embargo los Atala creen a ciegas en el amapalino.

Los Gutiérrez nunca le han perdonado a Maradiaga que haya dejado el equipo hace tiempo atrás para dirigir a la selección de Guatemala en un segundo intento que tampoco tuvo frutos.

Entre tanto los Atala lo consideran el mejor técnico del país, aunque tenga cuatro años de no ganar títulos, porque después de su regreso de tierras chapinas dirigió sin éxitos al Real España y ahora con el azul los resultados tampoco le han acompañado.

Ostracismo de figuras

La afición azul se ausentó de los estadios por los pobres espectáculos que ofrecía el club.

La afición azul se ausentó de los estadios por los pobres espectáculos que ofrecía el club.

Años atrás el azul tenía la excelente política de fichar a figuras consagradas como Pedrinho, Óscar Torlacoff, Ariel Leyes, por mencionar algunos; sin embargo, de un tiempo a la fecha parece lo contrario, no sólo fichan jugadores de bajo perfil como Córdoba, sino que los traen para atarlos al banco de suplentes.

Afición

Movida por los malos espectáculos ofrecidos por el club, la afición se ha alejado de los estadios y los pocos que asisten a ver los pobres espectáculos no se miden para pedir la salida del entrenador y de varios futbolistas que a juicio de los seguidores no le aportan nada al club. La afición se ha divorciado del Motagua y mira con recelo cómo el vecino presume de sus logros.

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Nacional