Connect with us

Fútbol Nacional

Este equipo promete… pero paso a paso

Las últimas dos presentaciones de la Selección (Nueva Zelanda y Guatemala), dejaron un sabor agradable, tomando en cuenta el poco tiempo de trabajo y el cansancio que les provocó el viaje a Oceanía y el de vuelta, a Estados Unidos.

Tampoco es para decir que estamos para ganarle a cualquiera en Concacaf. Hay que ir de a poco. Pero lo cierto es que ya el equipo comenzó a tomar forma; ya nadie puede decir que no se sabe a qué juega el equipo del “Cuate”.

Dinámico, veloz, movido por quienes saben manejar el ritmo del juego y el balón, el seleccionado hondureño, compuesto en su mayoría por jugadores del ámbito local, algunos de cuales tienen poco roce internacional, da para ilusionarse.

Ojo, repito: hay que ir paso a paso. El principal hallazgo (el término ideal sería reencuentro) que puede haber dejado esta mini gira, es la recuperación de un futbolista como Emil Martínez, quien desde hace rato confirmó ser el más talentoso de su generación; pero, que tras su paso por el fútbol chino, del que se sabe poco y su frustrante estadía en Indios de Ciudad Juárez, para luego volver a China, parecía haber concluido su historia con la Bicolor.

Es normal que se note inestabilidad en el desempeño de la Selección. Esto se hace evidente, por ejemplo, en la diferencia del rendimiento mostrado entre los primeros y los segundos tiempos. No queda duda que ha sido en la etapa de complemento que Honduras ha mostrado su mejor cara.

Y es que Castillo quiere quedarse como seleccionador permanente, eso él nunca lo ocultó. Es por eso ello trabaja incansablemente como “castor japonés” junto a sus asistentes, para convencer a todos que es apto para tan importante tarea; ojalá que le salgan las cosas como quiere, porque si a él le va bien, le irá bien al fútbol hondureño.

Apenas faltan unos meses para que se juegue la Copa de Naciones, es necesario que ya el cuerpo técnico y las autoridades de la Fenafuth marquen la pauta a seguir de cara a esa competencia, porque Honduras tiene 15 años de no ganarla (en ese periodo ya la ganaron Guatemala y Panamá, además de Costa Rica, el que más veces levantó la copa).

Sobre todo, en el área administrativa debe trabajarse con seriedad. Y no como pasó en el caso de los futbolistas que juegan en Inglaterra, que jugaron con sus equipos cuando habían sido reportados como lesionados cuando se les conocó a la Seelcción; o peor aún, el de Maynor Figueroa, quien vino al país aparentemente a resolver asuntos personales y nadie en la federación parecía estar enterado.

No digo que sea prioritario o imperativo ganar el torneo regional, pero tomando en cuenta varios factores, podría tomarse como una obligación. Somos la segunda selección que más veces lo ha ganado (2); tenemos es estatus de “mundialista” que quiérase o no, cuenta. No sea que nos pase como después del ’82, cuando nos dormimos en los laureles y debimos esperar 28 años para volver a la fiesta grande del fútbol.

Además, seamos sinceros: el nivel del fútbol centroamericano (como bloque) es probablemente el más bajo del planeta, por lo que no ganar el torneo podría considerarse un fracaso.

Tampoco hay que agrandarnos, pero debemos reconocer que hay plantel para ganar la Copa. Si vamos paso a paso el camino se recorre mejor. A final de cuentas, lo más importante es que el equipo ya comenzó a aparecer; el resto vendrá por añadidura.

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Nacional