Connect with us

La Bicolor

El tiempo vuela, Noel también

Por: Jairo LANDA

TEGUCIGALPA.- “Recuerdo que hace poco era enero, en las calles todavía había restos de las celebraciones navideñas, después llegó el inicio de clases, las vitrinas de los negocios enseñaban los uniformes y útiles escolares, la gente andaba como loca comprando a última hora, luego vino el mundial, lo jugamos y todos dejamos atrás las circunstancias de la clasificación, es increíble que hoy se cumpla un año de aquel maravilloso acontecimiento, el tiempo vuela”, recuerda con nostalgia, el portero, Noel Valladares.

¿Y usted no para de volar?

Noel Valladares, capitán de la selección recordó los momentos de la histórica clasificación al mundial de Sudáfrica 2010, donde tuvo una destacada actuación.

Risas, lo intento, pero no soy tan rápido como el tiempo.

Justamente hoy hace 12 meses que aquel certero cabezazo del estadounidense, Jonathan Bornstein, se coló en un ángulo de la meta costarricense y le otorgó a Honduras una sufrida y merecida clasificación a Sudáfrica 2010 después de 28 años de luchar inútilmente.

El capitán de la bicolor tuvo un mano a mano con La TRIBUNA y nos habla de las sensaciones de aquel 14 de octubre del 2009, cuando se enteraron que estaban clasificados al mundial cuando ellos creían que jugarían la repesca.

Valladares también nos cuenta sus ilusiones con la selección de Juan de Dios Castillo y confiesa que sueña con Brasil 2014.

Hoy se cumple un año de la clasificación al mundial, ¿qué sensaciones le produce recordar el partido frente a El Salvador?
Es increíble cómo pasa el tiempo, si usted no me lo recuerda se me olvida que ya se fue un año. Recordar ese momento siempre es algo gratificante, es imposible olvidar el instante en que nos enteramos que estábamos clasificados al mundial.

¿Qué recuerda exactamente?
El portero se queda callado, respira profundo como tratando de encontrar en su memoria los recuerdos del que quizá haya sido el juego más emotivo de su carrera.

Fue algo increíble, todos allí llorando en el césped del estadio Cuscatlán, ver a mis compañeros de años de lucha derrotados por no haber conseguido algo por lo dimos tanto, Pavón, Amado, Dani, todos envueltos en llanto, yo también, pero de pronto se desató la locura en las gradas, era evidente que algo pasaba, pero nosotros lo ignorábamos, estábamos destruidos porque sabíamos que para muchos era la última oportunidad de asistir a una cita mundialista.

¿En qué instante se enteró de la clasificación?
Mire la emoción llegó de golpe, todo fue muy rápido, el rostro del profesor, Reinaldo Rueda, era un poema, se le adivinaban la frustración, pero de pronto los periodistas nos comunicaron que Estados Unidos había hecho gol y que estábamos clasificados, eso fue un notición.

¿Y después qué pasó?
Todo mundo loco, abrazos con los compañeros, llanto emocionado, incluso te colgabas del cuello de personas que nunca habías visto, lo que vivimos ese día fue algo impresionante.

¿Pudo dormir esa noche?
La verdad poco, charlamos largo y tendido con los compañeros y además había que madrugar para el viaje a Honduras.

¿Y del recibimiento que tuvieron en el aeropuerto que recuerda?
Una locura, algo que jamás imaginamos, era imposible salir, la gente demostró que ama y vive el fútbol como pocas aficiones, lamentablemente no pudimos compartir con ellos, pero siempre estaremos agradecidos con las muestras de apoyo y cariño que nos brindaron.

¿De la participación en Sudáfrica qué puede decir?
Jugamos contra potencias que obviamente desnudaron nuestras carencias, pero podemos dar más.

Se fueron todos los referentes, usted es ahora el líder de la selección, ¿cómo tomó este reto?
Con mucha responsabilidad, hay un grupo muy bueno y tienen muchas ganas de trabajar, vamos a dar lo mejor en cada entrenamiento.

¿Después de haber ganado tanto cómo hace para mantener la misma ilusión y lograr contagiar a los jóvenes?
He logrado tener una carrera rica en títulos, sin embargo nunca es suficiente, cuando crea que ya gané todo lo que podía daré un paso al costado, ahora mismo tengo muchas ilusiones y deseos de hacer cosas buenas por el fútbol.

¿Brasil 2014?
Una desafío de los hondureños, si queremos seguir creciendo tenemos que estar en ese mundial.

¿Reinaldo Rueda?
Un técnico enorme, profesional en todo en sentido de la palabra y que siempre buscó lo mejor para la selección.

¿Pedro Zape?
La esencia del buen humor, estaba feliz aunque el trabajo fuera duro, exigía siempre lo mejor de cada uno de sus porteros, una gran persona y profesional esplendido.

¿Qué le parece el proceso de Juan de Dios Castillo?
Esta selección llegará a jugar muy bien, de a poco todos estamos entendiendo lo que busca el entrenador, a la Copa de Naciones llegaremos en un nivel aceptable.

Deja tu comentario

Recomendamos - La Bicolor