Connect with us

Fútbol Nacional

Balines vs. Grabadoras

El bochornoso hecho protagonizado el pasado viernes, entre el arquero de Motagua, Donaldo Morales y el periodista deportivo, Saúl Carranza¹, ha levantado tanto polvo que, en este momento, resulta necesario “bajar el balón y ponerlo contra el piso”.

Esta metáfora futbolística quizás sea la que mejor ilustre el manejo que debemos darle los periodistas y la gente de Motagua al caso, ya que el martes pasado el plantel el pleno decidió no brindar declaraciones a la prensa, y con esto, podría decirse que rompió relaciones con los medios de comunicación.

La prensa en Honduras tiene mil y un defectos: hay demasiado empirismo, falta de conocimiento sobre fútbol y otros deportes, compra y venta de consciencias a cambio de unos cuantos sudorosos y malolientes lempiras, sin olvidar la falta de equilibro para analizar los resultados de los partidos.

Pese a esto, hay que reconocer que (en su gran mayoría) se limita únicamente a cubrir aspectos relacionados con la parte profesional de los jugadores, técnicos y directivos, ya que en países de Primer Mundo como Inglaterra, éstos les revisan hasta la basura para encontrar elementos incriminatorios con tal de vender una noticia.

En algunos casos, la prensa británica ha provocado rupturas sentimentales, ya que revela con lujo de detalles las aventuras románticas de los futbolistas, o les sigue a los exclusivos bares que frecuentan, en busca de mujeres, alcohol y quién sabe qué otra cosa.

No tiene caso que los futbolistas y la prensa estemos enemistados, porque a final de cuentas, sólo somos el vínculo entre ellos y sus miles de aficonados (esos que se quedan sin comer para comprar una entrada al estadio).

Ambas partes debemos hacer un mea culpa, limar asperezas y dar vuelta pronto a la página, coincido plenamente con eso; pero, lo primero que debe ocurrir es una disculpa pública por parte de Donaldo Morales hacia el periodista en mención, como mínima muestra de reconocimiento de un error propio del enojo en ese momento.

Luego, seremos nosotros, la prensa, quienes también seguramente realizaremos una profunda revisión a nuestra forma de abordar la noticia, para luego hacer los correctivos del caso. Eso sí, sin renunciar a los principios básicos del periodismo, que a final de cuenta tiene como principal fin la búsqueda de la verdad.   

¹ El pasado viernes Donaldo Morales increpó a un periodista, molesto porque lo culpó de los dos goles ante Vida. Tras una breve discusión, Donaldo fue a su carro y sacó una pistola de balines y, mientras el cronista entrevistaba a Jorge Claros, éste le asestó dos disparos con el arma.

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Nacional