Connect with us

Fútbol Nacional

“Primi”: En el 2006 iniciamos peor y fuimos campeones

TEGUCIGALPA.- En Motagua saben que el margen de error se achicó a su mínima expresión y que, hoy ante Vida, la victoria es la única opción que les queda para no perder paso a los líderes del Apertura 2010.

Ramón Maradiaga tiene más fe que nadie, en que acabarán peleando el título.

El principal promotor de esta idea es Ramón Maradiaga. Y sus futbolistas han asimilado el concepto, a tal punto decidieron cerrar filas y unirse como un puño apretado para despertar del letargo futbolístico en que ha caído el club.

“Vamos a salir a ganar”, dijo Mauricio Webber tras el entrenamiento matutino; pensamiento que fue refrendado por Jorge Claros, quien a su vez expuso que la victoria es en lo único que piensan.

Iván Guerrero dobló la apuesta y dejó claro que a él le gusta que el equipo juegue bien y gane, pero que dadas las circunstancias lo más importante es la victoria, “en la forma que sea y aunque no se muestre un fútbol vistoso”.

Portillo descartado

Debido a un fuerte golpe en el tobillo, Javier Portillo no estará presente en el crucial enfrentamiento de hoy, ante Vida, y su recuperación se prevé que puede tardar entre una y dos semanas.

El futbolista a la vez reveló que le “jalaron el aire” porque su mismo afán de jugar y colaborar para sacar al equipo de la zona media-baja de la tabla, le hizo forzar demasiado la zona afectada, lo que desembocó en que la lesión se agravara.

Javier Portillo, otro “soldado” que se le cae al “Primi”.

A Portillo le indicaron reposo y lo llevarán de a poco, para que pueda recuperarse de forma idónea y no recaiga de la lesión por apresurar los tiempos. Quien volverá a entrenarse normalmente la próxima semana es Johny Leverón, luego del chequeo médico en el que el doctor Benítez le dio la buena nueva del exitoso avance en su proceso recuperatorio.

En palabras de Maradiaga

El equipo lleva dos juegos sin perder, ¿esto le reconforta?

No para nada, aún seguimos cometiendo muchos errores. Y pese a que ningún equipo nos ha superado en juego, no estoy satisfecho con los resultados; quizás lo esté con la entrega y el orden de mis jugadores, porque me consta que han dejado todo en la cancha, pero definitivamente no estoy contento con los resultados.

¿Sacrificaría la vistosidad del juego a cambio de un triunfo?

Entrenamos para ganar y para jugar bien, hay que diferenciar entre jugar bonito y jugar bien, si hay que reventar un balón hay que hacerlo. No vamos a cambiar el estilo de juego que tratamos de inculcar.

¿Recuerda una campaña en la que tuvieran cinco puntos en igual cantidad de partidos?

Sí, justamente en el último año en que fuimos campeones (2006): Perdimos con Platense 3-1 de local, empatamos con Hispano, luego perdimos con Marathón, le ganamos a Platense y perdimos con Olimpia; en este momento incluso tenemos un punto más que en aquella ocasión.

Entonces, ¿no hay motivos para alarmarse?

Previo a su partida hacia La Ceiba, los jugadores se relajaron escuchando música y jugando tenis de mesa.

No digo que no hay que alarmarse, sólo digo que esto no es normal. Mis futbolistas saben que tienen que ganar hasta los colectivos del entrenamiento, porque Motagua es un equipo grande.

Se fue Emilio y se lesionaron Guzmán y Portillo, ¿qué variantes analiza por izquierda?

Tengo varias: por allí puede jugar (Mauricio) Webber como lo utilizamos en el juego anterior; también está la opción de Gustavo Alvarado y la de Roger Mondragón. Realmente eso no me preocupa.

¿Teme una derrota ante Vida?

Para nada, está dentro de las posibilidades. No somos invencibles y podemos cometer errores, pero en mi mente siempre está ganar.

La vuelta de los seleccionados, ¿es determinante?

A mí no me gusta individualizar, yo siempre veo todo en función de lo colectivo; pero no puedo dejar de reconocer que será importante el aporte de Sergio (Mendoza), Jorge (Claros) y Georgie (Welcome), incluso el de Amado, quien ya no está en la selección, porque son futbolistas que tienen un roce diferente. Aunque quiero dejar claro que no me gusta depender de nadie en particular.

Quizás la pregunta sea extemporánea, pero si Motagua hubiese sido más agresivo, ¿ganaba el clásico?

Sobre todo en el primer tiempo, nos faltó la agresividad que tuvimos en el segundo para sacar ventaja del hombre de más. Sucedió algo parecido a la última final contra Olimpia, en la que expulsan a Welcome y fue allí cuando Motagua generó más peligro.

Por: Rudy Urbina/Roxne Romero

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Nacional