Secciones: Embajadores

Costly, Porumboiu y De Feis: un trío explosivo

Redacción Deportes.- Se bajaron el canasto y ya comenzaron a darse con lo que encuentren a su paso. Tanto el futbolista Carlo Costly, Adrián Porumboiu, presidente de Vaslui y Guglielmo De Feis, representante del jugador,  mantienen desde unos meses una intensa disputa verbal a través de los medios de comunicación.

Actitudes cuasi mafiosas, excesos en la vida privada e intensa nocturna y falta de cumplimiento en el pago de algunas obligaciones económicas, son sólo algunas de las acusaciones que se han hecho en este cruce mediático. 

Ads

De parte de Costly

Al retornar a Honduras tras conocerse que quedaba fuera del Mundial, Costly dio el primer golpe al declarar que Rumania era “un país de mafiosos” y que no deseaba volver a Vaslui porque no estaba de acuerdo con la forma de actuar de su presidente.

Ads

Luego arremetió nuevamente contra Porumboiu, al asegurar que éste no le había cancelado el salario desde que se lesionó, en abril pasado ante CFR Cluj, en un partido en el que estaba en juego el liderato del torneo rumano.

El último capítulo del lado del jugador, se dio recientemente cuando negó la publicación que hizo el diario rumano onlinesport.ro y que dio a conocer  LATRIBUNADEPORTIVA.HN, en la que indicaban que Costly fue amenazado de muerte por un empresario griego por haber tenido relaciones con su novia.

Pese a que hay gente (en Honduras y en Rumania) que confirma la veracidad de la historia divulgada por onlinesport.ro, Costly insiste en restarle credibilidad y sugerir que todo es parte de una campaña emprendida por Porumboiu en su contra.

Porumboiu responde

Según lo describen muchos, Adrián Porumboiu es un hombre de carácter fuerte, difícil y muy impulsivo, que dice lo que piensa pero que no siempre piensa lo que dice. Desde que entró en la reyerta el directivo ha mantenido una postura firme, en la que exige la presencia del jugador o dinero a cambio de su pase.

En su momento, Porumboiu atacó a Costly al declarar que era un futbolista al estilo Playboy, ya que prefería salir en las tapas de las revistas, sin camisa, en lugar de preocuparse por la recuperación de su lesión.

Después desmintió la falta de pago del salario por parte del club y, retó a cualquiera que pensara la contrario, a verificar los recibos que acreditaban la cancelación de los supuestos sueldos atrasados.

El más reciente comentario del mandamás de Vaslui acerca del catracho, es que el hondureño está loco y tiene problemas con la bebida, que nomás regresó a Rumania y verificó en el banco que no le debían dinero, se fue parranda. Además, anteriormente acusó al jugador de haberse bebido una botella de vodka previo al encuentro con CFR Cluj.

No hay dos sin tres

Dicen que dos son compañía y tres, multitud. Está visto que Guglielmo De Feis, representante italiano de Costly, no piensa igual y decidió meterse con todo en la trifulca, amenazando incluso con llevar el caso a Fifa.

 Ayer, De Feis declaró a Onlinesport.ro que sólo una parte de la cantidad que Vaslui debía pagar al futbolista ha sido cancelada y acusó a Porumboiu de pensar que “está por encima de la ley”.

Agregó que en Vaslui existen muchas irregularidades y omisiones, y que el desenlace de este caso que, por ahora, presenta posturas irreconciliables, sólo podrá ser resuelto por la Fifa.

 Solución salomónica

La única salida que de momento se vislumbra, es la salida del jugador y, en ese sentido, Peñarol de Uruguay podría ser una opción, y que el conjunto carbonero aspira a contratar al hijo del “Cochero”, pero no tiene los dos millones de euros que cuesta su pase.

Los “carboneros” sólo podrían incorporar a Costly pagando la cantidad que exige Vaslui, debido a que la ley deportiva uruguaya permite cinco futbolistas cedidos a préstamo por equipo como máximo, y Peñarol ya tiene todos los cupos llenos.

El empresario uruguayo, Pablo Betancour, está gestionando la transacción ya que según Porumboiu sólo hay tres opciones para Costly: volver al equipo aceptando una reducción del 25 por ciento en su salario, pagar los 2 millones de euros del importe de su ficha o entrenarse toda la temporada con las reservas del club.

Deja tu comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies.