Secciones: Embajadores

Tremendo "baile" le dieron a Wigan

Londres, (EFE).- El español Roberto Martínez y el amplio grupo latinoamericano de Wigan se vieron sorprendidos por la goleada (0-4) del Blackpool. Maynor Figueroa jugó los noventa minutos, mientras que Thomas ingresó al inicio de la segunda parte.

Pese a la insistencia del colombiano Hugo Rodallega, que funcionó prácticamente como un delantero, el Wigan no consiguió estrenar su marcador y tuvo que escuchar incluso los abucheos de su propia afición por los cuatro goles del Blackpool.

Ads

Con un equipo lánguido jugó el Wigan la primera parte, durante la que los recién llegados tuvieron tiempo de coordinarse para tres anotar los tres primeros tantos, que cayeron como un mazazo para el entrenador español.

Roberto Martínez, que aterrizó la pasada temporada en el banquillo de los “Latics”, tuvo que luchar todo el año para evitar el descenso, un fantasma que parece volverá a perseguir a su equipo esta vez.

Ads

Mientras el colombiano Hugo Rodallega y el argentino Mauro Boselli, ambos titulares, trabajaban por arrastrar el juego hacia la portería contraria, el otro equipo se resistía y se encaraba cada vez más a su arquero Chris Kirlkland, que con error permitió un nuevo tanto al Blackpool tras un lanzamiento de Harewood.

Aunque en la segunda parte, el equipo de Martínez -en el que jugó también desde el inicio el defensa paraguayo Antolín Alcaraz- mostró una actitud mucho más viva y despierta, un cuarto gol de sus rivales provocó el abandono masivo de las gradas por parte de su público.

Deja tu comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies.