Secciones: La Bicolor

Vino como colombiano y se va siendo hondureño

Redacción Deportes.- Cuando Reinaldo Rueda llegó a Honduras, a comienzos del 2007, no se imaginó que, además de la clasificación y el cariño de la gente de Honduras, se llevaría también la nacionalidad hondureña.

Del brazo de su hija llegó el ex seleccionador hondureño.

La tarde de ayer, el ex seleccionador prestó juramento como nuevo hondureño, honor conferido por el Congreso Nacional para premiar la labor de la cabeza del cuerpo técnico que llevó a Honduras a su segundo Mundial, tras 28 años de ausencia.

Ads

 De cafetero a ‘catracho’

El “profe” llegó a las oficinas de la Secretaría de Gobernación y Justica vestido con sus mejores galas y acompañado de su hija, Alejandra. Lo hizo además a la hora indicada, 3 p.m. como establecía el protocolo.

Ads

En el tercer nivel lo esperaba Áfrico Madrid, Ministro de esa dependencia gubernamental, para tomarle personalmente el juramento y oficializar su naturalización. Visiblemente nervioso y emocionado, Rueda siguió al pie de la letra las instrucciones y, con su mano derecha levantada, acabó de sellar su eterno vínculo con su patria adoptiva.

Constitución de la República en mano, tras ser nombrado oficialmente como nuevo “catracho”, atendió a los medios y no evadió ninguna pregunta, al contrario; se vio un Rueda más relajado, ya sin la responsabilidad de tener que responder siempre las mismas preguntas con la misma solemnidad rutinaria.

“Este es el diploma más importante que me tocó recibir en toda mi vida; ni mi título universitario, ni el de técnico, ni el de mi posgrado en Alemania significan tanto para mí como este que me hace el gobierno y el pueblo de Honduras”, expresó evidentemente emocionado.

“Deseo además hacerlo extensivo al resto de mi cuerpo técnico, ya que sin ellos, esto no hubiera sido posible. Volveré a Honduras de vacaciones, uno nunca sabe; pero estaré vinculado por siempre a este país”, agregó.

De Ecuador y otras hierbas

Reinaldo Rueda cuando era juramentado como nuevo hondureño.

Al ser consultado sobre su eminente contratación por parte de la selección ecuatoriana, no evadió el tema y dijo que “de momento no es oficial, pero espero que se resuelva en el transcurso de los próximos días. Por ahora iré a Colombia y permaneceré allá con mi familia esperando el desenlace de la negociación”.

Contó además que conservará el mismo cuerpo técnico que tanto apoyo le brindó acá y que, no sólo para su familia y él ha sido difícil desarraigarse de Honduras, sino también para sus escuderos: Alexis Mendoza, Pedro Zape y Carlos Velasco.

Finalmente, el estratega reveló que se marcharán hasta el día domingo, por la tarde, ya que aún están despidiéndose de mucha gente amiga; además, que continúan empacando y deshaciéndose de algunas cosas que no podrán llevar a Colombia. “Llegué a Honduras con dos maletas y me marcho con treinta”, concluyó.

Habla su hija

Su hija mayor, Alejandra Rueda, estudiante de periodismo en Canadá, fanática número uno de su padre y una apasionada por el fútbol, no ocultó su tristeza por dejar este país que se constituyó un hogar para ella y toda su familia.

Alejandra Rueda próximamente tendrá su propio blog en www.latribunadeportiva.hn.

 “La gente de Honduras me hizo sentir como en casa, además pude conocer lugares bonitos como La Ceiba, Tela y Roatán que no se borrarán nunca de mi mente. En lo particular pienso volver a Honduras, aunque sea de vacaciones”, manifestó, a la vez dijo que cuando se gradúe se decantará por el periodismo deportivo.

“Tengo mi bandera de Honduras y me aprendí el himno para cantarlo antes de los partidos; yo estaba en Canadá, venía en vacaciones y aún así sentí esa cercanía, cuánto más mis hermanos que vivieron acá los tres años y medio”.

“No pudimos ver la conferencia de prensa donde mi papá anunció que no seguiría dirigiendo a Honduras, justo se fue la energía eléctrica antes que esta comenzara. Nosotros no sabíamos nada porque fue algo que acordaron junto con mi mamá; nos fuimos al carro a escuchar la radio y oímos que Rueda había renunciado. Luego lo vimos llegar a la casa con Osman Madrid y comenzamos a llorar todos espontáneamente, finalizó.

Deja tu comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies.