Secciones: Fútbol Nacional

“Le quedó grande la yegua” a Motagua

El de Motagua ante Toronto, el martes pasado en el Nacional, fue el típico partido entre un equipo hondureño y uno norteamericano (estadounidense, mexicano o canadiense): Atacan, atacan y siguen atacando sin concretar. Y cuando el rival tiene la suya, sencillamente la manda a guardar al fondo del arco.

La mayor culpabilidad debería ser atribuida a sus futbolistas, ya que fueron incapaces de capitalizar todas situaciones que crearon en ofensiva; además, la defensa fue tan permeable que las únicas dos acciones de peligro generadas acabaron en gol.

Ads

Hay que señalar que el técnico no tiene culpa en las ocasiones de gol falladas por Shannon Welcome, Charles Córdoba, Amado Guevara, Marcelo Cabrita y Guillermo Díaz. A los jugadores hay que achacarles la mayor parte de la responsabilidad por la falta de capacidad de definición y concentración.

La culpabilidad de Maradiaga existe, pero debería circunscribirse a la responsabilidad que tiene como arquitecto de este grupo; él armó este equipo y escogió a todos sus integrantes. Es además quien diariamente los entrena e instruye en su idea de juego, por lo que es inalienable su co-autoría en este fracaso azul.

Ads

“Le quedó grande la yegua” a Motagua. No pudo “jinetear” la presión y la carga de participar en la Liga de Campeones de Concacaf, torneo en el que, salvo a Marathón, no les ha ido a los equipos hondureños.

Ahora deberá concentrarse en el torneo doméstico, y deberá pelearle la hegemonía a Olimpia y a Marathón, que se han reforzado hasta la médula y parten como grandes favoritos para quedarse con el Apertura.

Deja tu comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies.