Secciones: La Bicolor

René Simões sí daría el “ok” a hondureños

TEGUCIGALPA.- Nada se supo de la vida del brasileño René Simões desde noviembre del año pasado, cuando la selección de Costa Rica quedó eliminada ante Uruguay, en el repechaje Concacaf-Conmebol. Según confesó Simões, se dedicó estrictamente a la expansión de sus negocios, pero estuvo siempre involucrado con el fútbol, su gran pasión, impartiendo clínicas en su país y en el extranjero.

LATRIBUNADEPORTIVA.HN localizó vía telefónica al técnico de prominente bigote, en su hogar de Río de Janeiro. Al ser consultado sobre sus posibilidades de convertirse en seleccionador hondureño, reconoció que aún no ha habido ningún acercamiento de las autoridades de Fenafuth; pero que, de existir, escucharía la oferta y pondría algunas condiciones.

Ads

-¿Qué ha sido de su vida desde que Uruguay eliminó a Costa Rica en el repechaje?
Estaba cansado y decidí dedicarme a la expansión de la cadena de restaurantes que tengo en sociedad con mi hermano.

-Su restaurante cómo se llama, ¿cuál es la especialidad?
Se llama O Camarão y nuestra especialidad son los mariscos; antes teníamos tres locales, ahora ampliamos el número a cinco.

Ads

 -Ya entrando en materia, ¿sabe algo del interés de la Fenafuth en contratarlo como seleccionador nacional?
La verdad no. Mi asistente me llamó para contarme lo que apareció en los medios de comunicación hondureños, particularmente no he tenido contacto con nadie de la federación hondureña de fútbol.

-En caso de ser contactado, ¿aceptaría el cargo?
A quién no le gustaría dirigir a una selección como Honduras: primero, escucharía la oferta que me harían; luego la analizaría y pondría mis condiciones.

-¿Cuáles serían sus exigencias?
No mucho, básicamente un plan serio de trabajo de al menos tres años, en el que se trabaje coordinadamente a nivel de todas las selecciones hondureñas, desde la Sub-17 hasta la mayor. Además, un plan agresivo de fogueo, porque para aprender hay que enfrentarse a equipos más fuertes, aunque se pierda.

-¿Se considera un técnico caro para el área de Concacaf?
 No. Dirigí en Jamaica, Trinidad y Tobago y Costa Rica; yo sé que no voy a cobrar como lo hice en Qatar, pero entrenar a Honduras sería un lindo reto.

-¿Vio la labor realizada por Honduras en el mundial?
Claro, vi los tres partidos.

-¿Qué nos faltó?
Insisto, el fútbol hondureño tiene grandes jugadores, pero les falta roce internacional, estar presente en grandes competencias ante los mejores equipos, aunque se pierda. Lo mismo me pasó en Jamaica en 1997 cuando nos fuimos de gira a Brasil.

Sólo ganamos uno de veintiocho juegos disputados, dijeron que era una vergüenza; al año siguiente enfrentamos a Brasil y empatamos 0-0, allí les dije a los directivos: ¿dónde está la vergüenza, ahora? Vergüenza no es perder, es caer y no aprender nada. No sé porqué le tienen tanto miedo a perder.

-¿Cree que el técnico también pudo hacer más?
Es difícil decir, es un buen técnico (Rueda) y tiene el mérito de haberlos clasificado después de 28 años. Todos tenemos cosas por mejorar, hasta Brasil y Argentina.

-Hablando en general, ¿qué le pareció la campaña de Concacaf?
Me pareció buena en general, pero se nota que les falta roce. Hay que involucrar a las selecciones de Concacaf en torneos importantes como los sudamericanos y los europeos, para que adquieran cosas de los grandes futbolistas de otros lugares del mundo.

-Ese último partido contra Estados Unidos, dirigiendo a Costa Rica, ¿cómo lo vivió?
Tengo 57 años de vida y 40 de estar involucrado en el fútbol y nunca viví nada igual. Primero: nunca había sido expulsado y justo en ese partido le reclamé al juez de línea porque estaba indicando mal un cambio, me denunció y el central me echó del campo.

Segundo: La policía  me llevó como a un delincuente al camerino, allí me mantuvieron encerrado sin saber qué pasaba afuera.

Tercero: Nos empatan en tiempo de descuento un partido que teníamos ganado, nos faltó manejo de partido en los últimos segundos. Fíjese que quien pierde el balón es un defensor, ¿qué andaba haciendo en ataque? Y la disposición de las marcas en el tiro de esquina la hicimos mal.

Si estaba usted en el área técnica, ¿cree que esto no hubiese pasado?
No me gusta hablar de supuestos, pero de haber estado les habría gritado dándoles indicaciones para corregir los errores.

-¿Cómo lo recibieron en Costa Rica?
Muy bien, la gente fue consciente que dejamos todo en la cancha, sobre todo después del repechaje ante Uruguay, donde ellos acabaron pidiendo la hora que ya veían que les hacíamos el tanto que nos clasificaba a nosotros.

-¿Le ofreció Eduardo Li seguir al frente de la selección costarricense?
Ellos querían que yo siguiera, pero me sentía yo muy cansado y quería dedicarme unos meses a mis negocios y ayudar a mi hermano y socio, ya que cuando yo dirijo él se encarga de todo.

-Volviendo a la selección hondureña, ¿Rodrigo Wong Arévalo se la ofreció años atrás?
Sí, fue allá a finales del 2002 o comienzos del 2003. Me dijo que nos reuniéramos en Miami y así lo hicimos; allá firmamos un compromiso de llevarme como seleccionador si él resultaba electo presidente de la Federación, al no ganar las elecciones el convenio perdió validez.
-¿Viviría en el país o haría como Bora?

Yo siempre viví donde trabajé: en Jamaica lo hice por 6 años; en Trinidad y Tobago durante 3 y en Costa Rica, todo el tiempo que me tocó dirigirla.

-Su estilo de juego, ¿se adaptaría fácilmente a la ideología del fútbol hondureño?
Existen dos aspectos importantes: la filosofía de juego y la cultura del futbolista. La filosofía uno puede enseñarla e implementarla; pero la cultura del futbolista no se toca, yo trabajaría fundamentalmente lo primero. Es como si alguien quisiera quitarle al jugador brasileño su cultura de juego, ellos ya juegan así y lo seguirán haciendo toda la vida.

-Si llegara a ser contratado, ¿le preocupa la renovación generacional que hay que hacer?
Hay jugadores importantes que quizá no estén para el 2014: como Pavón, Guevara, Turcios, Suazo, Álvarez y León. Ya debería haber sustitutos de ellos jugando en primera división; volvemos al punto de trabajar mejor las categorías inferiores y darles roce internacional, pero no me preocupa ese tema.

Por: Rudy Urbina

Deja tu comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies.