Secciones: Automovilismo

Lorenzo camino de hacer historia

MUNDODEPORTIVO.ES.- Jorge Lorenzo está completando un ejercicio a la altura de los más grandes de la historia de la categoría estrella, al menos desde 1978, que es cuando se instauró el actual reglamento y todos los resultados cuentan para quedar campeón. Cubierta la primera mitad de la temporada 2010 lleva un porcentaje de un 100% de podios y un 66,6% de triunfos, unos datos que demuestra que por el momento la calculadora está guardada y que colocan su rendimiento a la altura del mejor Mick Doohan y del mejor Valentino Rossi.

Y lo está haciendo en una campaña en la que desde el inicio se hizo hincapié en que era un título a repartir entre ‘Cuatro Fantásticos’: Valentino Rossi, Casey Stoner, Dani Pedrosa y Jorge Lorenzo. Pero sus rivales se han ido borrando por las caídas, muchas veces provocadas por intentar ponerle presión al ‘espartano’ Lorenzo. La más grave, la del gran Valentino Rossi en Mugello, el hombre impermeable a las graves lesiones hasta esta temporada. Llegados al ecuador, Lorenzo está gestionando esa presión como un veterano mientras sus rivales siguen instalados en la dinámica del error.

Ads

Doohan y Rossi, referentes

Para encontrar una trayectoria comparable a la del actual Lorenzo habría que irnos atrás en el tiempo hasta las grandes epopeyas de Mick Doohan en 1994 y 1997 y Valentino Rossi en 2002 y 2005, trayectorias de las que no está en absoluto desmereciendo.

Ads

En 1994 Doohan sumó 14 podios sobre 14 posibles, 9 de ellos triunfos. Tras 9 carreras sumaba 7 triunfos, sólo uno más que Lorenzo, un 3º y un 2º. Tres años después, ‘Quick Mick’ realizó la temporada casi perfecta: ganó doce de los quince GG.PP. disputados, terminando segundo en otros dos y sufriendo una caída en la última carrera disputada en su casa, Australia, cuando luchaba con su compañero de equipo Àlex Crivillé, ganador del duelo. Su porcentaje de triunfos fue del 80% y de podios del 93,3%. Tras 9 carreras, 8 victorias y un segundo, en Jerez, tras el noi de Seva. La temporada se vio marcada por la gravísima lesión en la mano de Crivillé en Assen, séptimo Gran Premio y que estuvo cuatro carreras sin correr.

Deja tu comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies.