Secciones: Embajadores

Ey muchachos, ¡Najar es hondureño!

El futbolista Andy Najar nació en Choluteca el 16 de marzo de 1993 (17 años), por lo que resulta una verdad de Perogrullo decir que es hondureño. Paradójicamente, en este caso parece absolutamente necesario mencionarlo, ya que las autoridades de la Fenafuth (a quienes se les escapa la tortuga constantemente) no han realizado ninguna gestión para convocar a la Sub 20 a quien es actualmente al mejor futbolista de DC United, en la MLS.

Los gringuitos, que no se comen la tortilla vacía, ya están moviendo fichas para que Najar sea llamado a la selección juvenil de su país, sabiendo que el talento del cholutecano destaca por encima del de todos los jugadores de su generación.

Ads

Andy emigró hacia Estados Unidos siendo muy pequeño, cuando apenas tenía 13 años de edad. Allá comenzó a jugar al futbol en la Edison High School de Alexandria. Fue allí donde un cazatalentos de la Academia Juvenil del DC United lo vio y le incorporó de inmediato a sus divisiones inferiores.

Antes de debutar en la MLS, se convirtió en el máximo goleador de su equipo y resultó fundamental para que obtuvieran el título de la división en el 2009, cuya final se disputó en la ciudad de Los Ángeles.

Ads

El 22 de marzo del 2010 ya estaba firmando su primer contrato profesional con DC United, y entonces ya se manifestaba listo para afrontar el reto de jugar en Primera. Su debut llegó el 27 de marzo, ante Kansas City Wizards, de su compatriota Roger Espinoza; su primer gol oficial lo marcó el 28 de abril, ante FC Dallas, de su también connacional Marvin Chávez.

 Pese a la decepcionante campaña de su equipo, Andy sigue siendo su líder y futbolista más destacado, basta leer las crónicas de la prensa estadounidense luego de cada partido para darse cuenta.

Su historia se parece mucho a la de Ramón Núñez, quien afortunadamente para Honduras acabó vistiendo la camiseta nacional, cuando ya se lo vinculaba al conjunto de las barras y las estrellas.

Javier Padilla, nuevo seleccionador Sub 20, mostró en los últimos días interés en convocarlo, ¡muy bien! Pero ojalá no se quedé en un simple proyecto como en otras ocasiones, ya que como suele decirse: “el camino al infierno está tapizado de buenas intenciones”.

Déjense de jorobar y convóquenlo ya, no sea que los gringos se aviven y lo llamen primero. Sería una lástima lamentarnos más adelante por algo que pudimos haber evitado, como pasa casi en todo en nuestro país.

Deja tu comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies.