Connect with us

Fútbol Nacional

Hay que confiar en quien terminó con 28 años de frustración

Es verdad. Tras la pobre actuación de Honduras en el Mundial de Sudáfrica, la armonía infranqueable que rodeaba a la Selección Nacional y sus intereses se ha roto, dejando un abismo de dudas. Pero por sobre todas las cosas, ahora surge la inevitable pregunta: ¿Nos conviene seguir con Rueda o es hora de un cambio?

Y es que cuando se trata de la selección todos por una u otra razón nos sentimos con el derecho de opinar y sugerir. En fin, cada quien tiene su técnico y su equipo ideal, pero eso no es más que una reacción normal para un pueblo futbolero, lo único seguro es que la decisión que se tome a unos les parecerá buena y a otros no.

Hace cuatro años, los dirigentes de la Fenafuth le preguntaron a Reinaldo Rueda, si era capaz de llevar a Honduras a la Copa del Mundo, insisto algo que no se conseguía hace 28 años, y él dijo ¿dónde firmo? Y sí, después de una frustrante y larga espera, vivimos la alegría de clasificar a un Mundial, el que para muchos fue su primero.

Claro, ya estando en Sudáfrica, el deseo insaciable de victoria a muchos les impidió ver las opciones reales de la selección en un grupo H, integrado por el campeón de Europa y ahora campeón del Mundo, Suiza una de las 20 mejores según la FIFA y Chile, que llegaba como subcampeón sudamericano y ahora figura en el top ten mundial.

Cuidado, con lo anterior no pretendemos tapar ni mucho menos olvidar, todos los errores técnicos, de grupo y administrativos que se dieron en Sudáfrica; o el excesivo respeto con el que se enfrentó los dos primeros juegos.

Pero tampoco podemos dejar de aceptar que mientras Honduras “durmió” durante 28 años, el fútbol creció y eso nos pasó factura en cada partido, por lo que no se puede culpar a un técnico que ha demostrado ser capaz por los errores cometidos durante mucho tiempo, que nos dejaron en evidencia al momento de enfrentar a los mejores.

El desempeño hondureño en el Mundial va mucho más allá de los conocimientos de un cuerpo técnico, aquí hay un problema de base, que se quiere arreglar ya cuando el daño es irreparable. 

Ahora es momento de pensar en lo que se viene: Mundiales sub17, sub20, Juegos Olímpicos, y el Mundial de Brasil 2014 como gran objetivo. ¿Por qué destruir un proceso que tiene más cosas buenas que malas?, ¿Acaso pretendíamos ganar el Mundial? España pasó 19 campeonatos, es decir, 80 años para poder ganarlo. Ojo, esperar tanto no es algo digno de imitar, algo malo hicieron para no poder conseguirlo antes.

¿O qué, votamos todo a la basura y empezamos de cero?, a buscar nombres que suenen bonito y que presenten currículos extensos, llenos de reconocimiento, algo así como el de Bora Milutinovic, por mencionar uno. Y no es que sólo Rueda pueda llevar a Honduras a Brasil 2014, pero sí definitivamente es quien cuenta con mayores posibilidades de hacerlo.

Lo que hay que corregir son los errores, para reiniciar desde la base ya establecida; además. Los “muñecos” ya se van, es momento de darle paso a las nuevas generaciones, esas mismas que Rueda ya conoce. Ahora bien, no hay que ser tan ingenuos, si algo le faltó al cuerpo técnico colombiano fue la inclusión de entrenadores hondureños, o es que después de todo lo vivido sólo nos quedará el recuerdo y toda la experiencia y el conocimiento, se irá en un avión.

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Nacional