Secciones: La Bicolor

La mejor generación del fútbol español entró en la leyenda en Sudáfrica

JOHANNESBURGO, (AFP) – La mejor generación del fútbol español entró en la leyenda este domingo al ganar el Mundial de Sudáfrica, por primera vez en la historia, superando con creces a la selección de 1950 que había sido cuarta en el Mundial de Brasil.

La agónica victoria 1-0 sobre Holanda ha permitido a la generación de oro de los Xavi Hernández, Andrés Iniesta o Iker Casillas, escribir con letras de oro sus nombres en la historia del balompié español haciendo un fútbol de toque alegre y espectacular que ha maravillado al mundo.

Ads

“España es la mejor nación futbolística de los últimos años”, aseguraba el sábado el seleccionador holandés, Bert Van Marwijk, cuyo equipo ha vuelto a caer por tercera vez en una final mundialista tras Alemania 74 y Argentina 78.

La Roja sufrió este domingo ante Holanda teniendo que llegar hasta la prórroga para que apareciera Andrés Iniesta y con su gol diera el Mundial a España, en un partido que pareció un calco de su recorrido por el Mundial.

Ads

Los jugadores españoles remontaron los obstáculos que se les presentaron y han acabado copando los primeros puestos de las estadísticas del Mundial con el goleador David Villa entre los que más tanto han marcado con cinco dianas.

La Roja “rompemarcas” ha acabado con las maldiciones de los cuartos, los errores arbitrales o los simples errores de juego que habían dejado a sus predecesores a las puertas de la gloria, aunque para ello ha sufrido y tenido que mejorar su juego a lo largo del Mundial.

“La impresión que quedó después del europeo (de 2008) fue fantástica y ahora creo que hemos estado un poco más irregulares”, concedía recientemente el seleccionador español, Vicente del Bosque.

La campeona de Europa, que sólo ha perdido dos partidos por 31 victorias en sus 33 últimos partidos disputados, llegó al Mundial como una de las principales favoritas para llevarse el primer torneo mundial celebrado en tierras africanas, pero su aureola empezó a palidecer tras la sorprendente derrota 1-0 frente a Suiza.

La derrota trastocó todos los planes de Del Bosque, que varió su once inicial en el siguiente partido contra Honduras, para buscar mayor profundidad, mientras empezaba a levantarse de nuevo el fantasma de las eliminaciones prematuras, que han sido una constante en su historia.
 
España logró imponerse 2-0 a los centroamericanos, con un doblete de su goleador David Villa, contrarrestando algo el duro golpe recibido ante los suizos, que obligó a volver a usar el once de gala frente Chile.

En este último partido de la fase de grupos, al que España llegó con la obligación de ganar para entrar en octavos, la Roja logró imponerse 2-1 con goles de Villa y de Andrés Iniesta.

“En este grupo nos ha perturbado mucho la derrota ante Suiza, hemos ido a contracorriente, hemos superado esto con mucha dificultad”, aseguraba Del Bosque, cuyo equipo se tuvo que enfrentar en octavos de final a Portugal.

Los lusos se presentaron como un temible rival para una selección que, hasta ese momento, se había mostrado algo irregular en su juego, pese a sus momentos de brillantez, especialmente gracias a Villa.

El “Guaje” fue el encargado de poner a España en cuartos al conseguir el gol de la victoria contra un Portugal que jugó de manera muy conservadora y con un Cristiano Ronaldo anulado completamente por la defensa española.

En cuartos, la ‘fase maldita’ para España, se enfrentó a Paraguay, una selección que supo cerrarse bien y presionar muy arriba ahogando el juego del combinado español.

Los minutos pasaban y la Roja no marcaba, trayendo a la memoria las históricas eliminaciones de Corea y Japón 2002, Estados Unidos 1994 o México 1986, hasta que, de nuevo apareció Villa para marcar el tanto de la victoria que metió a España en semifinales, donde se enfrentó a Alemania.

El partido se presentó como una revancha de la final de la Eurocopa de 2008 ante el verdugo de Inglaterra y Argentina en el Mundial, que decepcionó un poco al jugar un partido más defensivo de lo que había hecho hasta ese momento.

El partido fue igualado hasta que apareció Carles Puyol para marcar de cabeza cuando apenas faltaba un cuarto de hora para el final del encuentro y meter a España en la final mundialista por primera vez en su historia.

Puyol entró así en la leyenda, como hicieron el resto de sus compañeros este domingo tras firmar la página más gloriosa hasta ahora del fútbol español.

Deja tu comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies.