Connect with us

La Bicolor

Puyol acabó con ocho décadas de lágrimas españolas

DURBAN, (AFP) – Carlos Puyol, autor del gol que dio a España el pase a la final del Mundial de Sudáfrica-2010, este miércoles en Durban ante Alemania, se convirtió en héroe repentino del fútbol español y en una especie de justiciero de sinsabores mundialistas de la Roja.

Puyol y su gol tomaron revancha de aquellos ocho jugadores que resultaron lesionados en el partido de cuartos de final contra Italia, en el Mundial de 1934, que tras empatar con la Azzurra (1-1), en cuartos de final, no pudieron jugar el desempate en que la ‘Squadra’ se impuso por 1-0.

Entre los ocho lesionados que no pudieron jugar aquel segundo partido contra Italia estaba el portero Ricardo ‘Divino’ Zamora, tal vez el mejor arquero español de todos los tiempos.

Puyol también ha hecho justicia a Alfredo Di Stéfano, que iba a jugar el Mundial de 1962 con España, pero una lesión poco antes de la competición.

La Roja, sin su estrella hispano-argentina, no pudo superar la primera fase en Chile, en un grupo que superaron Brasil y Checoslovaquia, que luego serían finalistas.

También se sentirá vengado por Puyol, un jugador como Luis Suárez, único Balón de Oro de la historia nacido en España, que tras ganar la Eurocopa-64 con la Roja, acudió al Mundial de Inglaterra-66 con esperanzas de levantar el trofeo y fue eliminado por Argentina y Alemania en primera ronda.

Otro que mirará con orgullo a Puyol es Julio Cardeñosa, un centrocampista del Betis, que se convirtió en el apestado de la eliminación española en primera ronda de Argentina-78.

Tras caer ante Austria en el primer partido (2-1), España se enfrentó a Brasil, obligado a ganar. Al final la Roja empató con la auriverde (0-0), pero Cardeñosa se encontró con un balón en sus pies y la portería vacía.

Su lentitud en colocarse el balón, hizo que el defensa brasileño Amaral se colocara debajo de la portería y sacara el balón en la línea.

España ganó su último partido de la primera fase ante Suecia, pero pasaron de ronda Brasil y Austria y aquel error de Cardeñosa pasó a la historia negra del fútbol español.

Otro que se sentirá vengado es Eloy Olaya, que en los cuartos de final de México-86, falló un lanzamiento en la tande de penales contra Bélgica, después de que el partido terminara en empate.
 
Los belgas marcaron sus cinco lanzamientos y en España sólo el delantero asturiano falló el suyo.

Carlos Puyol también lanzó un guiño a Julio Salinas, un espigado y torpón delantero vasco que en cuartos de final del Mundial de Estados Unidos-94, cuando España empataba 1-1 con Italia, dispuso de un mano a mano contra el portero italiano y lo falló en los últimos minutos.

Sobre el final, en una jugada parecida, pero en el otro área, Roberto Baggio se plantó solo frente a Andoni Zubizarreta y marcó el tanto de la victoria (2-1).

En aquel partido, Luis Enrique, recibió un codazo en la cara del italiano Mauro Tassotti, que le rompió la nariz sin que el árbitro húngaro Sandor Puhl señalara expulsión o penalti.

Puyol también hizo justicia al propio Zubizarreta que metió el balón en su propia portería en el primer partido del Mundial de Francia-98 contra Nigeria, que ganaron los africanos por 3-2.

España no se pudo recuperar de aquel primer tropezón y tras empatar con Paraguay (0-0) y ganar a Bulgaria (6-1), quedó eliminado.

A otro ex jugador español que se le habrá iluminado la cara con Puyol es Joaquín Sánchez, el jugador andaluz que falló su lanzamiento en la definición por penales de cuartos de final del Mundial-2002 contra Corea del Sur.

El ahora jugador del Valencia fue el único que erró su tiro, pero los surcoreanos anotaron los cinco suyos. También estarán felices Iván Helguera y Fernando Morientes, que marcaron dos goles válidos en aquel encuentro, pero que el árbitro egipcio Gamal Al Ghandour los anuló de forma incomprensible.

España, tras 80 años de competición en el Mundial, alcanza su primera final. Mientras todo un país se seca las lágrimas de desdichas, preparan una sonrisa con la ilusión de la final que juega la Roja el domingo en Johannesburgo contra Holanda.

Carlos Puyol y sus compañeros, los justicieros de una generación dorada, querrán rematar la faena.

Deja tu comentario

Recomendamos - La Bicolor