Secciones: La Bicolor

Holanda y España protagonizarán la octava final europea

DURBAN, (AFP) – Holanda y España protagonizarán el domingo en el estadio Soccer City de Johannesburgo la octava final mundialista de la historia entre equipos de Europa, sellando la hegemonía del ‘Viejo Continente’, que sumará su primera corona fuera de su territorio.

Europa tiene ya asegurado levantar el trofeo, su décimo en una Copa del Mundo, dejando atrás su igualdad con la otra gran potencia territorial de la historia del fútbol, Sudamérica, que el martes perdió su última opción con la victoria neerlandesa sobre Uruguay (3-2) en semifinales.

Ads

España logró su pase a la final con triunfo 1-0 ante Alemania, en Durban.

La final íntegramente europea será la segunda consecutiva, después de que Italia se impusiera en los penales de 2006 a Francia en el Olímpico de Berlín, en Alemania-2006.

Ads

Tras llegar a cuartos en inferioridad, con tres representantes (Holanda, España, Alemania) por cuatro sudamericanos (Uruguay, Argentina, Brasil, Paraguay), la tendencia cambió en semifinales, donde accedieron los tres europeos y tan sólo los ‘charrúas’.

Hace cuatro años en Alemania, hubo pleno ‘local’ en la penúltima ronda (Alemania-Italia y Portugal-Francia).

En el pasado hubo siete ocasiones en las que el último partido del torneo tuvo dos contendientes europeos.

La primera de ellas fue en Italia-1934, donde los locales dominaron 2-1 a Checoslovaquia, cuatro años antes del éxito de la ‘Nazionale’ frente a Hungría (4-2) en Francia-1938.
 
Hubo que esperar hasta Suiza-1954 para volver a vivir otro momento así, cuando Alemania Federal obró el ‘milagro de Berna’ con una victoria por 3-2 sobre los húngaros, levantando la cabeza por primera vez en el ámbito deportivo tras la ruina del país por la Segunda Guerra Mundial.

En Inglaterra-1966, los locales se impusieron precisamente a la República Federal Alemana (4-2) en la final, con un polémico tanto de Geoff Hurst que nunca quedó claro si cruzó la línea o no, y que la ‘Nationalmannschaft’ consideró y sigue considerando uno de los grandes agravios históricos.

El equipo germano pudo desquitarse en 1974, con victoria sobre Holanda (2-1), aunque en la siguiente ‘final europea’ del Mundial, en 1982, Italia ganó 3-1.

Desde entonces, las finales midieron a un europeo con un sudamericano, con la excepción de 2006 y ahora de Sudáfrica-2010.

En el caso de los equipos de la zona Conmebol, tan sólo en dos ocasiones la final fue entre dos países sudamericanos: en ambos el campeón fue Uruguay, que se impuso ante su público en 1930 frente a Argentina (4-2) y en 1950 en Rio de Janeiro a Brasil (2-1), en el encuentro del célebre ‘Maracanazo’.

Deja tu comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies.