Secciones: Fútbol Nacional

¡La olla de mondongo!

Con mucho asombro y sorpresa a mi regreso a Honduras, después de cubrir la Copa del Mundo, me cuentan que aquí, se dijeron  un sinfín de cosas de la selección nacional, durante su concentración en Johannesburgo.

Me dicen  que “Rambo” salió de la selección no por lesión, sino porque se peleó con Amado, que le pegó una “cachetada” a Rueda, que los seleccionados en la madrugada metían mujeres a los cuartos en el hotel en donde se alojaban, que otros no se dirigían la palabra, en fin una serie de actos de indisciplina que contrastan con la realidad que yo viví estando cerca de ellos.

Ads

En primer lugar quiero aclarar que fui testigo cuando “Rambo” se lesionó,  salió repentinamente  del entrenamiento y de inmediato fue atendido por “Many” Suazo, desde allí comenzó su pesadilla apenas unas horas antes del juego contra Chile.

Fue sencillamente triste- y de eso también puede dar fe mi compañero Roxne Romero- verlo caminar sólo en el estadio Mbombela, sin su habitual uniforme de jugador, segundos antes de  iniciar el juego contra Chile, lamentándose por lo que se iba a perder y por lo que tanto luchó en años.

Ads

Estuvo en un lugar especial  en la gradería y sufrió como un hondureño más, ese trágico primer partido que perdimos 0-1 contra los encumbrados chilenos, después atendió a los medios y habló del porqué de su salida.

Sobre la “olla” que iba a destapar, que dicen que dijo,  ya estando en Honduras, vi una entrevista  que le hicieron por Univisión en el Club Árabe Hondureño de San Pedro Sula, y de la única olla que dijo -de forma sarcástica y fiel a su estilo- iba destapar era una de “mondongo”  que le había preparado su madre.

Se dijeron muchas cosas acá, contrastando con la realidad que se vivió allá, no es que sea un acérrimo defensor de la selección o de Rueda, se del profesionalismo de este colombiano, no sólo de él sino de sus asistentes.

Nunca me constó de esos actos de indisciplina, el hotel tenía una ala especial en donde los seleccionados estaban protegidos por varios policías de Sudáfrica y  unos cuantos de Honduras, era una muralla.

Lo que si pude notar  fueron los grupos, como toda sociedad, unos se llevan bien y forman su grupo, la selección no es una isla, al verlos entrenar uno se da cuenta de las bromas que se hacen entre ellos, la camaradería, y si esto es falso o lo que pretenden hacer creer, déjenme decirles que o son excelentes actores o unos buenos hipócritas, cosa que realmente dudo.

Cuando las cosas salen mal, todo este tipo de chismes salen a relucir y nunca se comprueban, dejando siempre a muchos mal parados, yo que estuve allá al igual que varios colegas serios, pueden dar fe de lo que aquí cuento, por eso no hay que hacer leña del árbol caído.

Deja tu comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies.