Connect with us

La Bicolor

Portugal se va sin haber encontrado a Cristiano

Redacción Deportes. (EFE).- La selección portuguesa de fútbol se despidió del Mundial de Sudáfrica sin haber encontrado a su estrella, Cristiano Ronaldo, tras dar una nueva muestra ante España de escasez de ideas ofensivas y una seguridad atrás que sólo pudo romper David Villa tras una gran jugada.

Cristiano Ronaldo quedó otra vez en deuda con la selección de Portugal.

Cristiano Ronaldo quedó otra vez en deuda con la selección de Portugal.

Portugal volvió a agarrarse a la contra y a la velocidad de Cristiano Ronaldo para meter miedo a “La Roja”, pero, tras encajar el gol de Villa, cuando necesitaba imponerse, ni supo ni pudo asustar a una España que había sufrido cuando el equipo de Carlos Queiroz no necesitaba dominar el juego.

Ronaldo no ha estado fino en el torneo. A pesar de acabar en un gran estado de forma la temporada con el Real Madrid, se le ha visto demasiado solo a la hora de desbordar al rival y ni siquiera le cogió el toque a la pelota del Mundial (Jabulani). Sus famosos lanzamientos de falta apenas inquietaron.

En los últimos meses Portugal había dado muestras de una gran fiabilidad, que le había llevado a igualar su mejor marca de 19 partidos sin perder, con 13 victorias y seis empates, y acabar la primera fase del Mundial como único imbatido.

Sin embargo, su zaga es tan previsible como su ataque y, a pesar de su marca histórica, su papel en el Mundial generaba dudas, quedando patentes sus dificultades para crear ocasiones en la zona de peligro y la falta de un delantero nato de nivel.

La consecuencia fue evidente, un gol en los tres enfrentamientos en los que se jugaba su verdadero futuro en Sudáfrica, escaso bagaje para un equipo que aspiraba a llegar a cuartos de final.

En el primer partido del Mundial, Portugal apenas fue capaz de hacer dos disparos a puerta en todo el encuentro ante Costa de Marfil, de los cuales uno de ellos fue un espectacular disparo desde 30 metros que Cristiano Ronaldo sacó de la nada.

El resto del partido el equipo de Carlos Queiroz se dedicó a buscar infructuosamente la forma de superar a la contundente defensa marfileña.

El 7-0 del partido ante Corea del Norte fue un espejismo. Portugal tuvo serios problemas en la primera mitad y sólo pudo imponerse después de que el equipo asiático se desmoronase en la segunda parte, en la que recibieron seis goles en apenas media hora.

Thiago fue el mejor jugador portugués en el duelo contra los norcoreanos y en los minutos de los que dispuso ante Costa de Marfil. Su aportación al equipo fue clara, mayor fluidez y mejores ideas a la hora de gestionar el ataque, superando a un Deco desdibujado.

Ante Brasil, con un Thiago más apagado, Portugal volvió a demostrar su escasa capacidad creativa en los últimos 40 metros del campo y no pasó del empate sin goles.

El futuro del seleccionador está en el aire, porque, aunque perder ante la campeona de Europa podría entrar dentro de los planes, hay varios elementos que no presagian un futuro tranquilo para Queiroz.

Deja tu comentario

Recomendamos - La Bicolor