Connect with us

Fútbol Nacional

¿Nos fue como nos tenía que ir? o ¿se pudo dar más?

Una derrota ante el sub campeón de la eliminatoria sudamericana, otra ante el campeón europeo y gran favorito a ganar el Mundial, y un empate ante un mundialista frecuente, fue el saldo que dejó la actuación de Honduras en Sudáfrica 2010.

Y ahora surge la inevitable pregunta: ¿Fue bueno, regular o malo el desempeño de la oncena nacional en la máxima competencia del balompié?, a la cual, después de 28 años, se volvió a clasificar para conseguir un punto menos que en la imperecedera actuación de España 1982.

Sin duda se sabía de ante mano que España, Chile y Suiza, estaban un escalón por arriba de Honduras. Pero, a los sueños y al deseo de gloria, poco les importaba lo que las estadísticas de la FIFA, o las casas de apuestas, pronosticaban sobre el eventual desarrollo del grupo “H”.

Lamentablemente al final todo se dio como la mayoría del mundo había pronosticado, la selección hondureña fue última dejando como clasificados a españoles y chilenos.

Estableciendo con claridad nuestra incapacidad para demostrar lo contrario, y revelarnos en la cancha al orden que demandaban los números, esos que como muchas veces pesaron y “jugaron” siempre a favor de los que han hecho cosas más importantes en el mundo del fútbol.

Que se pudo hacer un mejor juego ante Chile, claro que sí. Que no era imposible derrotar a España, también. Y que frente a Suiza, la inefectividad de los delanteros no nos permitió quedarnos con la victoria, por supuesto.

Pero también es muy cierto que Chile llegó mucho mejor preparada y afinada que Honduras, así como la indudable superioridad de la oncena de Del Bosque y que se corrió con la “suerte” de que el tercer partido se jugó sin ningún tipo de presión, ante una selección que necesitaba ganar por dos goles de diferencia, lo cual, a medida pasaban los minutos, les pesaba y les impedía jugar con tranquilidad y frialdad, esa misma que aplicaron para derrotar a España.

Nuestra realidad es que seguimos muy lejos de tener un fútbol que pueda competir al más alto nivel, apenas fue nuestra segunda experiencia. Ese elemento que cuando se adolece del mismo, se sufre demasiado ante un rival de alta categoría, acostumbrado a librar batalla en cualquier tipo de escenario.

Ahora sólo queda por efectuar un análisis concienzudo, frio y calculador, para sacar ganancia de donde aparentemente no la hay, pero el principal objetivo era llegar al Mundial, y se cumplió.

Fue ahí cuando nos dimos cuenta que no es problema de Honduras, sino de todos los integrantes de la Concacaf, los cuales por hoy son sólo participantes en un certamen donde los verdaderos competidores son insultantemente muy superiores.

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Nacional