Connect with us

La Bicolor

El gol “fantasma” esta vez fue en contra de Inglaterra

SUDAFRICA.- Tuvieron que pasar muchos años para que Alemania pueda vengar el “gol fantasma” con el que Inglaterra le arrebató la final en 1966. Lampard fue la víctima…

El disparo de Frank Lampard traspasó la raya de gol, el central no lo vio y perjudicó a los ingleses ante Alemania.

Pasaron nada más y nada menos que 44 años. Sí, casi medio siglo para que Alemania pueda vengar aquel “gol fantasma” con el que Inglaterra rompió la paridad en la final de la Copa del Mundo en 1966 y luego se terminó quedando con la Copa.

Aquella final había terminado 2-2 en los 90 minutos y hubo que recurrir a la prórroga para encontrar al campeón. Alemania había jugado un gran partido e Inglaterra llegaba a esta instancia envuelta en varias polémicas (entre ellas la expulsión de Rattin en el partido con Argentina).

Cuando recién se habían cumplido ocho minutos del alargue, el inglés Geoff Hurst remató y el disparo pegó en el travesaño. La pelota picó afuera y el árbitro Dienst (de Suiza) dudó en convalidar el tanto. Se acercó a su asistente y entre los dos decidieron darle el gol al local. Ese fue el 3 a 2 que terminó descolocando a Alemania y lo que permitió el 4 a 2 final con el que Inglaterra se quedó con su Copa.

Con el paso del tiempo, 33 años después, el propio Hurst en su biografía reconoció que la pelota no había entrado. Al revés

En Sudáfrica la mano cambió, la venganza alemana llegó y si bien no fue en una final, terminó inclinando la balanza en su favor. A los 39 minutos Lampard sacó un tremendo zapatazo que pegó en el travesaño y picó unos cuantos centímetros adentro del arco de Neuer. Ninguno de los árbitros uruguayos pudo advertir la acción.

En el Mundial de Inglaterra 66, el inglés Geoff Hurst remató y el disparo pegó en el travesaño, la pelota no entró y decretaron gol.

Larrionda no estaba en una posición cómoda, pero su asistente Espinosa tampoco advirtió la jugada. Después llegó la arremetida alemana y la contundencia de sus goles, pero sin dudas que esa jugada pudo cambiar la historia. Los alemanes se vengaron y vaya cómo lo hicieron…

¿Tecnología sí o no?

El error de Larrionda vuelve a desenterrar el viejo debate de si es necesaria la tecnología en el fútbol.

“Ese gol era muy importante para nosotros. No comprendo cómo en estos tiempos, con tanta tecnología, todavía estamos hablando de esto. Creo que jugamos bien con 2-1, luego debió ser un 2-2 pero a partir de ahí cometimos muchos errores y ellos contragolpearon bien”, aseguró Capello en la BBC. El debate está servido.

Mejoras necesarias

La justicia es un término demasiado lineal como para relacionarlo con el deporte rey. Aficionados, entrenadores y dirigentes se plantean la conveniencia de instalar sistemas electrónicos para que ayuden a los árbitros a resolver las jugadas de mayor trascendencia.

En primera instancia se debatió la posibilidad de introducir el “balón inteligente”, dotado de un “chip” que determina si el esférico traspasa la línea de gol. La FIFA desestimó esta opción y decidió apostar por los “jueces de gol” en los partidos de la Europa League. Los resultados no han sido del todo satisfactorios ya que en Valencia aún se recuerda el clamoroso penalti a Zigic frente al Atlético de Madrid que ninguno de los árbitros fue capaz de ver.

El gol no concedido a Inglaterra en el Mundial de Sudáfrica podría convencer a los más escépticos en cuanto a la implantación de la tecnología. Son muchas las ilusiones depositadas en este deporte y eso puede decantar la balanza hacia los partidarios de las cámaras, aunque se deberá comprobar si el mundo del fútbol y todo su entorno tiene suficiente paciencia como para que se detenga el partido en los momentos cruciales.

Deja tu comentario

Recomendamos - La Bicolor