Secciones: La Bicolor

Beckenbauer y Bobby Charlton, la esencia y la historia de un clásico

Johannesburgo (EFE).- El alemán Franz Beckenbauer y el inglés Bobby Charlton se mantienen como la esencia del fútbol de sus respectivos países, forman parte de los equipos que libraron batallas para la historia de los Mundiales hace ya cuatro décadas y hoy verán cómo sus selecciones se vuelven a medir en este torneo.

Franz Beckenbauer

Cuando Alemania e Inglaterra disputaron sus dos grandes duelos en los Mundiales, la final que ganaron los ingleses en 1966 y la remontada de un 0-2 en contra por parte de los alemanes en 1970, Charlton y Beckenbauer ya eran el alma de sus respectivas selecciones nacionales.

Ads

Considerados como los jugadores más importantes y representativos de la historia futbolística de Inglaterra y Alemania, los dos tuvieron la oportunidad de enfrentarse en un momento en el que la rival, apenas veinte años después del final de la Segunda Guerra Mundial en la que los países fueron enemigos, era más que notable.

Charlton es ocho años mayor que Beckenbauer y ya lucía su calva características cuando ambos empezaron a medirse, mientras que el futbolista alemán era un joven moreno y espigado con una forma de jugar muy diferente y con una posición distinta sobre el césped.

Ads

Uno y otro completaron una aportación de gran importancia al fútbol mundial, ya que Charlton, con el 9 a la espalda, era un falso delantero centro, que jugaba casi en el centro del campo pero con una clara vocación ofensiva.

Manejaba el juego de su equipo y llegaba al gol con suma facilidad, mientras que Beckenbauer dio consistencia a una figura casi nueva en el fútbol, la del defensa libre, pero con una novedad fundamental, la de salir por el centro con la pelota controlada a base de clase y calidad.

Además, Charlton había sido los supervivientes del accidente aéreo que padeció durante un viaje su club, precisamente en Munich donde años después triunfaría Beckenbauer, en el que murieron ocho de sus compañeros.

Ambos, además de ser futbolistas de clase exquisita, era dos caballeros sobre el terreno de juego y contribuyeron a dar espectáculo no sólo en aquellos mundiales, sino en las competiciones que afrontaron con sus respectivos clubes, el Bayern Munich y el Manchester United, con los que se proclamaron campeones de Europa.

Charlton vivió la felicidad del encuentro final de 1966 en el que Inglaterra logró el único campeonato del Mundo de su historia, mientras que Beckenbauer disfrutó con la revancha de cuatro años después, en la remontada de un 0-2 en contra en un partido de cuartos de final en el torneo de México.

Mientras Bobby Chalton participó en cuatro mundiales entre 1958 y 1970, Beckenbauer estuvo en tres, desde 1966 a 1974.

Bobby Charlton

Aunque los dos pueden presumir de ser campeones del Mundo de fútbol, es también cierto que ninguno de los dos fue la estrella única de su selección y en su entorno se han producido algunas situaciones paradójicas.

En Inglaterra había futbolistas de la personalidad de Bobby Moore, que precisamente jugaba en la posición de Beckenbauer, mientras que el alemán Uwe Seeler, no sólo actuaba donde Charlton, sino que tenía una remota semejanza física con él, sobre todo por la escasez de pelo que caracterizaba a los dos jugadores y que, en cierta forma, los envejecía.

Tras acabar su carrera futbolística, ambos permanecieron ligados a sus respectivos clubes, aunque con la diferencia de que Charlton no tuvo presencia en los banquillos y Beckenabuer empezó a añadir títulos como técnico a los que ya había sumado como futbolista.

A nivel Mundial, Beckenbauer fue seleccionador de Alemania y ganó el título de 1990 por lo que es el segundo técnico del Mundo que ha ganado el campeonato como jugador y seleccionador, después del brasileño Mario Zagallo.

Ahora, cuarenta años después de sus enfrentamientos en el Mundial, quizá hasta se encuentren en la tribuna del estadio Free State de Bloemfontein, donde verán el encuentro con comodidad y casi seguro con añoranza, tras haberse dado un abrazo.

Deja tu comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies.