Secciones: La Bicolor

Donovan, un 'latino' siempre al rescate del Tio Sam

JOHANNESBURGO, (AFP) – Para Landon Donovan, rescatar del abismo a la selección de Estados Unidos parece ser parte de una segunda naturaleza, y es que este jugador siempre al rescate del Tio Sam, despliega su fútbol en los momentos críticos, con la misma fluidez con que habla inglés y español.

Lo mismo que el Súperman de las tiras cómicas, cuando Donovan viste el uniforme de las ‘barras y estrellas’, se transforma por completo, y es capaz de lograr hazañas como la del miércoles, cuando con un gol en tiempo de descuento ante Argelia, salvó a Estados Unidos de ser eliminado del Mundial-2010.

Ads

Autor de numerosos goles ‘in extremis’, Donovan firmó la victoria de 1-0 ante los ‘Zorros del Desierto’ argelinos, que clasificó a los estadounidense a octavos de final contra Inglaterra.

Un partido antes, contra Eslovenia, también había sacado del atolladero a Estados Unidos al encabezar la rebelión que permitió a los discípulos de Bob Bradley venir de atrás y sacar un peleado empate 2-2, lo cual les mantuvo con vida hasta la definición del Grupo C, la noche del miércoles.

Ads

“Estoy preparado. Conozco qué cualidades tengo como jugador, como atleta y como persona. Estoy preparado para este momento”, dijo poco después de su hazaña contra Argelia.

A sus 28 años, y tras experiencias aleccionadoras como el fracaso en Alemania-2006, o su paso frustrado por la Bundesliga alemana con el Bayer Leverkusen (2001), Donovan es un jugador en plenitud de facultades, lo cual le permite ejercer con autoridad su liderazgo dentro de un terreno de juego, ya sea en la selección del Tio Sam como en su club Los Angeles Galaxy.

Bruce Arena, que lo dirige en el Galaxy y lo guió en el Mundial alemán, resumió la proyección del llamado ‘Capitán América’ al señalar que “ha crecido como jugador dentro de la cancha”.

“Es mucho más maduro y consistente, pero su rol con el equipo fuera de la grama ha sido quizás aún mejor, destacable. Es un capitán natural”, indicó Arena.

Y es que, como el Clark Kent devenido Supermán, Donovan se transforma tan pronto viste un uniforme de fútbol.
 
El chico tranquilo y amable, que prefiere leer y escuchar música en sus ratos libres, se transforma en un competidor feroz, despiadado, capaz de exaltar a las gradas rivales como cuando orinó en la grama del Estadio Azteca, en un partido contra México, provocando la ira de todo un país.

Pero después de gestos como ese, tiene otros de los que poco se conoce, como oponerse a la polémica ley contra inmigrantes del estado de Arizona, “porque tengo muchos amigos mexicanos y conozco de cerca sus sufrimientos”, dice en perfecto español, que aprendió a la fuerza, para que le dejaran jugar al fútbol.

“Lo aprendí jugando con mis amigos mexicanos y salvadoreños en el barrio y la escuela, y me ha sido útil, sobre todo cuando juego contra México”, dice con una sonrisa en su rostro.

La ventaja de su bilingüismo se palpa cuando Estados Unidos juega contra equipos de habla hispana. Donovan escucha las indicaciones que se dan los jugadores o los técnicos, y se lo transmite a sus compañeros. Ello le permite adelantar muchas situaciones.

Con 44 goles en 126 partidos con la selección de las barras y las estrellas, Donovan es el futbolista más laureado en la historia de ese deporte en Estados Unidos.

Ha conquistado tres títulos de la Copa Oro de Concacaf con Estados Unidos y un subcampeonato de la Copa FIFA Confederaciones 2009, tras perder en la final frente Brasil (3-2).

Con la selección mayor, Landon debutó en el 2000 en un partido precisamente frente a México, del que tiene recuerdos imborrables.

“Nunca olvidaré ese día. Era el único del juego que entendía lo que decían, y aunque no metí goles, me di cuenta entonces que contaba con una ventaja adicional”, explica.

Ventaja que no contará en el próximo partido de Estados Unidos, pues sus rivales de octavos de final son los “Black Stars” de Ghana. Pero Landon estará ahí, como siempre, dispuesto a salir al rescate de su Tio Sam cuando se meta en problemas.

Deja tu comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies.