Secciones: Fútbol Nacional

Mi reino por un gol

Cuando William Shakespeare escribió y publicó en 1597 su famoso libro “La Tragedia de Enrique III”, no se imaginó que la frase “mi reino por un caballo” exclamada por el jerarca inglés cuando yacía herido y agonizante en el campo de batalla, se volvería tan célebre por todo el mundo.

La frase ilustra de forma perfecta, el profundo anhelo de alguien por obtener algún elemento indispensable en un momento de suma urgencia, lo que se aplica como anillo al dedo a la falta crónica de gol que padece desde hace 379 minutos la selección hondureña.

Ads

Si, ¡leyó bien! Honduras no convierte un gol desde el minuto 71 del juego ante Bielorrusia (4 partidos completos, más 19 minutos de ese encuentro), primero de los tres amistosos que realizó en el marco de la gira por Austria y Alemania, previo al inicio del Mundial.

El afortunado fue Georgie Welcome, quien de cabeza estableció el definitivo 2-2 en ese juego ante los europeos, aquel ya distante 27 de mayo. Después de Bielorrusia siguió el seleccionado de Azerbaiyán, con el que empatamos 0-0 y, finalmente, la preparación se cerró ante Rumania, rival que despedazó a la bicolor con contundente 3-0, resultado que anticipaba lo que estaba a punto de suceder en Sudáfrica.

Ads

Ya en Sudáfrica, el 16 de junio cuando debutó ante Chile (0-1), Honduras no anotó; tampoco lo hizo en el segundo enfrentamiento mundialista, ante España (0-2), lo que facilitó la derrota en ambos partidos.

Es más, el rendimiento ofensivo de Honduras fue tan pobre, que ni siquiera remataron al arco rival en ninguno de los dos juegos, a excepción de un tiro libre cobrado por Ramón Núñez ante los chilenos, desviado por el arquero Bravo. De ahí en adelante, pare de contar. 

¿Excusas? Claro que las hay. Esto es Honduras, el país de las excusas y si necesita algunas, aquí le van algunas cuantas: “Hicieron falta de jugadores importantes”, “el rival también juega y no nos dejó crear fútbol”, “el clima está muy frío”, “hubo nerviosismo” y no podía faltar la clásica “el árbitro nos perjudicó”.

Todas ellas pueden llegar a ser válidas en algún momento, eso tampoco puede discutirse, pero cuando hablamos de una selección clasificada a la Copa del Mundo cuesta un poco creerlo, porque se supone que la integran los mejores futbolistas de un país, algunos de ellos jugando en las mejores ligas del mundo y además, uno asume que hay toda una planificación detrás.

Si jugadores como Costly quedaron fuera de la competencia por lesión y David Suazo, máximo referente del ataque hondureño no jugó ante Chile por la misma causa, entonces debió crearse e ingeniarse variantes y alternativas para revertir la situación, porque lo de Honduras pareció dejar a todos inconformes.

No cabe duda que Reinaldo Rueda envió premeditadamente a su equipo a buscar decididamente el empate en ambos juegos. Y como dice el dicho: “Cuando un equipo sale a ganar, probablemente acabe llevándose un empate; pero, cuando sale a empatar, irremediablemente acabará perdiendo”.

Hoy, que ya la selección está eliminada del Mundial aunque las matemáticas digan lo contrario (ya nos gastamos toda la fortuna en la clasificación mundialista, no nos hagamos ilusiones), los aficionados de la selección únicamente quieren un gol. Una anotación que les permita sacarse ese grito de celebración que tienen atorado en la garganta, como si estuviera en sala de espera.

Los hondureños menores de treinta años, recién tuvieron el privilegio de ver a Honduras en un Mundial por primera vez, sin tener que recurrir a las viejas pero gloriosas cintas de España 1982; pero aún así falta el gol muchachos, ¡falta el gol! regálenle una anotación a su gente, para inmortalizar ese momento en la memoria colectiva de los hondureños. Gracias por la clasificación, con eso ya pasaron a la historia, pero no lo olviden, y esto va dirigido a quien corresponda… un golito por favor para este pobre pueblo pobre.

Deja tu comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies.