Nivel de Concacaf nos tiene engañados
Connect with us

Fútbol Nacional

Nivel de Concacaf nos tiene engañados

DEPORTES.- Nunca es fácil asimilar y aceptar la cruda realidad, cuando esta no es de nuestro interés o deseo, en fin: la que quisiéramos oír. Aunque hoy el balompié hondureño se clasificó para ser parte del Mundial donde participaban las 32 “mejores” selecciones del planeta, la realidad es que la Copa del Mundo es un “territorio” intransitable, totalmente ajeno al nivel de nuestro fútbol.   

Dos partidos han bastado para darnos cuenta del lugar que verdaderamente ocupamos en el concierto futbolístico mundial, si se tratará de garra o deseo, que nos den la copa antes de jugar, pero para salir airoso del máximo evento del balompié se ocupa mucho más que un corazón ardiendo por amor a la camiseta y ocho millones de fanáticos pujando por una sola causa.   

Cuando en frente está un rival superior en técnica, táctica e igualmente dispuesto a dar la “vida” por la victoria, el resultado a esperar es uno solo: la derrota. Los gritos de ánimo, la garra, al amor por el juego y la esperanza de triunfo de a poco ceden a la impotencia, a la angustia, a la realidad que “mata”, cuando se entiende que estabas listo para jugar el partido, pero muy lejos de competir en el mismo.

Eso es lo que ha pasado, ni Costly, ni “Rambo” León, hubiesen podido evitar que Chile y España nos demostraran cuál es la realidad de nuestro nivel, el cual definitivamente sigue siendo de la época de “piedra”, en comparación a la calidad que tienen esas grandes potencias que detrás de un monitor se miraban asequibles, pero en el mano a mano parecen insuperables.

Y lo anterior no debe ser motivo de ofensa, sino de reflexión. Después de fracasar durante 28 años, Honduras aprendió la lección y evitó las “piedras” que reiteradamente lo hicieron tropezar en el camino hacia el Mundial, para ser parte hoy de Sudáfrica 2010.

Ahora, la misión es superar la actuación de España 82, pero al momento de plantearlo se pasó por alto que en esas casi tres décadas de ausentismo, el fútbol internacional evolucionó, mientras seguíamos “encuevados” comparándonos con el nivel de Concacaf, donde siempre hemos estado por debajo de México y Estados Unidos, equipos que sufrieron y pagaron su inexperiencia, para hoy saber competir en un Mundial.

Fue contra España, selección que nos pudo humillar que se entró en razón,  clasificamos, sí, mas no estábamos listos para competir, y aunque una vez que el balón empieza a rodar cualquier cosa puede pasar, y después de dos derrotas increíblemente se pueda alcanzar en la última jornada la clasificación, la realidad seguirá siendo la misma, nos falta mucho por mejorar.

Ahora sólo nos queda tratar de cerrar con dignidad y sentar cabeza, y entre más rápido aceptemos que estamos lejos de la alta competencia mundialista, más pronto aprenderemos a convertirnos en ganadores, en una oncena que verdaderamente disfrute los mundiales, y no en una que no pare de ver el cronómetro angustiada porque llegue el final de 90 minutos de sufrimiento, los cuales deberían ser de total satisfacción.   

Y es que al Mundial siempre acuden tres tipos de selecciones: las que ganan torneos, las que ganan partidos y las que buscan hacerse a base de lucha y apelando siempre a la épica, un nombre en el mundo del fútbol. También acuden tres tipos de aficionados: los que exigen títulos, los que son felices con ganar partidos y los que celebran desde “cocinitas” ha derrotas “dignas”. Y usted, ¿de qué tipo es?

josuemasdeportes@yahoo.es

josue-seis@hotmail.com

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Nacional