Secciones: La Bicolor

FIFA protege a los árbitros de la prensa

PRETORIA, (AFP) – La FIFA quiere controlar tanto la comunicación que sólo deja que los periodistas se entrevisten con los árbitros del Mundial de fútbol de Sudáfrica-2010 una vez por semana, pero con la condición de no hacerles preguntas sobre sus actuaciones.

Los primeros diez días de la competición se desarrollaron sin problemas, pues sólo en dos o tres encuentros hubo polémicas con las decisiones arbitrales.

Ads

El suizo Massimo Busacca, árbitro del Sudáfrica-Uruguay y que pitó un penal contra los locales expulsando al arquero de los ‘Bafana Bafana’, era el único que estaba este lunes en el campo de entrenamiento del Odendaal High School de Pretoria.

El francés Stéphane Lannoy, que no vio dos controles con la mano del brasileño Luis Fabiano (en el Brasil-Costa de Marfil), no estaba allí porque se acostó a las 02H00 locales (00H00 GMT) tras su partido, explicó a la AFP Urs Honauer, responsable de prensa para los árbitros.

Ads

“Es reglamentario, ¡No tratamos de escondéroslos! Los que tuvieron un partido la víspera no vienen al entrenamiento por la mañana”, dijo Honauer.

Por tanto, no es posible hablar con el galo que sacó la cartulina roja a Kaká por una segunda amonestación tras un ligero gesto de codazo a un rival. Ni siquiera fue posible hablarle por teléfono. “Es una decisión de la jerarquía de la FIFA”, explicó Honauer.

Los periodistas recibieron un e-mail recordando que no podrían hacer preguntas sobre las actuaciones de los árbitros. Pero, ¿Puede uno imaginarse a jugadores no autorizados por la FIFA para hablar de fútbol tras un partido?

El árbitro maliense del Eslovenia-Estados Unidos (2-2), Koman Coulibaly, a quien se podría preguntar por qué anuló un gol en el descuento de los norteamericanos tampoco estaba.

El único concernido por una pequeña polémica presente es el suizo Busacca, considerado por el brasileño Carlos Alberto Parreira, seleccionador de Sudáfrica, como el “peor árbitro del Mundial”. Pero el helvético anuncia: “No hablaré de esa decisión”.

“Cuando las imágenes son muy claras, no hay nada que explicar. Ustedes son periodistas, ustedes han visto el partido, pueden hacerse su opinión”, agrega, sobre el penal y expulsión del arquero sudafricano.

Cuando la AFP le señala que él está en mejor posición que un periodista para hablar de decisiones arbitrales, Busacca da la verdadera razón del mutismo de los árbitros, deseada y organizada por la FIFA.

“Pienso que no estamos preparados para eso, ser árbitro es difícil, hay que comprender que hay mucha presión, no es fácil explicar cada día nuestras decisiones”, expone el helvético.

El suizo parece apreciar la política del cerrojazo informativo de la FIFA en la materia. “Si nosotros explicamos más, los jugadores se quejarán más”, dice.

Deja tu comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies.