Secciones: La Bicolor

España y Honduras cara a cara 28 años después

Johannesburgo.- España y Honduras se reencontrarán hoy en el estado Ellis Park, en la segunda jornada del grupo H de Sudáfrica 2010, veintiocho años después de que se enfrentaran por primera y única vez en su primer partido del Mundial’82, y a nada menos que 8,430 kilómetros de distancia de Valencia, donde se jugó el histórico choque que se saldó con un sorprendente 1-1.

El centrocampista español, Xabi Alonso buscará lograr frente a Honduras un triunfo que su padre, “Perico” Alonso no pudo conseguir en el mundial del 82.

Aquel inicio de torneo fue un momento de gloria para el fútbol hondureño y el principio del fin para la selección que dirigía José Emilio Santamaría, que cuajó un mundial pésimo, tanto que pasó de milagro la primera fase y luego, en la segunda, no tuvo opciones ante Alemania e Inglaterra.

Ads

El estadio entonces denominado Luis Casanova, ahora Mestalla, de Valencia albergó el 16 de junio de 1982 el estreno del anfitrión de aquel mundial frente a un conjunto más que modesto, que debutaba en una fase final con la ilusión por bandera, pero que se presentaba como víctima propiciatoria.

España formó con Arconada; Camacho, Alesanco, Tendillo, Gordillo; Joaquín (Sánchez, m.46), Alonso, Zamora; Juanito (Sara, m.46), Satrústegui y López Ufarte; y Honduras con Arzú; Gutiérrez, Costly, Villegas, Bulnes; Zelaya, Maradiaga, Gilberto, Figueroa; Betancourt y Morales (Caballero, m.69).

Ads

Y la sorpresa no tardó en llegar. A los siete minutos Héctor ‘Pecho de Águila’ Zelaya, tras hacer dos paredes, batió a Luis Miguel Arconada, ante el estupor de las gradas del Luis Casanova.

La selección española no podía con los animosos pupilos de Chelato Uclés y tan solo consiguió igualar a los 66 minutos al transformar un penalti Roberto López Ufarte.

España trató por todos los medios de culminar la remontada, pero dio una auténtica lección de ineficacia, de incapacidad para llevarse el partido y comenzó a vivir entre los nervios y la zozobra para culminar un mundial para el olvido.

Honduras está obligada a ganar para seguir con aspiraciones de clasificación.

En aquel equipo se encontraba Perico Alonso, padre de Xabi Alonso, actual centrocampista de la selección española, e incluso José Antonio Camacho, que también estará en Ellis Park, pero en el caso del ex seleccionador español como comentarista televisivo.

Entre los hondureños, en España se conocía a Gilberto Yearwood, quien llegó a pasar una década en la península al pasar por el Elche, Valladolid y Tenerife.

Este resultado y la buena labor de la selección ‘catracha’ abrieron las puertas a otros jugadores. Costly fue contratado por el Málaga, el portero Arzú por el Racing, y los atacantes Jorge ‘Macho’ Figueroa y Porfirio Betancourt por el Murcia y el Estrasburgo, respectivamente.

El tanto cambió la vida a Zelaya, que firmó por el Deportivo, por entonces en segunda, pero apenas le pudo ayudar por sus problemas de rodilla, que le hicieron pasar cinco veces por el quirófano y se tuvo que retirar a los 25 años.

A más de 8,000 kilómetros de distancia se reencuentran ambas selecciones, ambas además muy necesitadas después de que perdieran en el estreno en Sudáfrica ante Suiza, los españoles, y Chile, los hondureños.

España llegó al mundial por la vía de la espectacularidad, de la contundencia y tras ganar todos los partidos de la previa, mientras que Honduras tuvo que esperar al último momento para conseguir el billete directo y dejó para la repesca ante Uruguay a Costa Rica, víctima de los charrúas.

Ahora los hondureños tienen un técnico colombiano, Reinaldo Rueda, y, lejos de como se presentaron a España’82, disponen de varios jugadores que militan en clubes extranjeros: Maynor Figueroa (Wigan/ING), Wilson Palacios (Tottenham/ING), Víctor Bernárdez (Anderlecht/BEL), David Suazo (Génova/ITA), Roger Espinoza (Kansas City Wizars/USA), Edgar Álvarez (Bari/ITA) y Mauricio Sabillón y Jerry Palacios (Hangzhou/CHN). EFE

Deja tu comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies.