Así nos vieron en España
Connect with us

La Bicolor

Así nos vieron en España

TEGUCIGALPA.- Una vez finalizado el compromiso que dejó a Honduras con la segunda derrota en el presente mundial de Sudáfrica 2010, prácticamente al margen de la competencia a la espera de un milagro en el último juego ante Suiza, las reacciones de los principales medios de comunicación españoles no se hicieron esperar y aunque destacaron los tres puntos que los pone en ruta hacia octavos, también lamentaron las numerosas ocasiones de gol ante un débil representativo centroamericano.

España perdona la  goleada a Honduras

***Los de Del Bosque tuvieron más de veinte oportunidades para marcar ante la débil selección hondureña pero sólo Villa acertó en dos ocasiones (2-0)

Dos goles de David Villa levantaron a España de su decepcionante estreno en el mundial 2010, y mandaron prácticamente para casa a Honduras (2-0), en un partido que deja a la ‘Roja’ dependiendo de sí misma ante Chile para estar en octavos de final después de recuperar moral con un partido firme en el que perdonó numerosas ocasiones.

El resultado está por encima del estilo, pero el estilo es la base para el éxito. Y España lo tiene bien definido. Admite retoques, como los que introdujo Vicente Del Bosque a quien no le tembló el pulso en un momento en el que a su temple habitual, debía sumar firmeza para defender sus ideas. La presencia de Jesús Navas fue su mensaje.

España recuperó sensaciones perdidas en un estadio repleto de historia. Ellis Park, donde Nelson Mandela cambió la historia del pueblo sudafricano tras el apartheid. Un escenario mítico que desde ahora pasa a los anales de la ‘Roja’ por ser el lugar donde levantó su vuelo en el mundial 2010, donde tiene depositadas grandes esperanzas.
(Tomado de LA VANGUARDIA.ES)

Un paseo para recuperar fuerzas

***El conjunto de Vicente del Bosque, muy superior, desperdició numerosas ocasiones de gol
***Una victoria ante Chile el viernes asegura el pase a octavos

Ante una operación a vida o muerte en el mundial, España recuperó su tarjeta verde para seguir recorriendo Sudáfrica con todo en regla. Y lo hizo sobradísima de todo menos de puntería. Porque definitivamente, no hay otra que ataque tanto como ella, insaciable. Su comodísima victoria frente a Honduras le permite manejar de nuevo la dirección de la primera parte del espectáculo, así que si el próximo viernes hace lo que tiene que hacer frente a Chile, colorín colorado primera de grupo se habrá clasificado.
(Tomado de EL MUNDO.ES)

Una España sin fantasmas

La selección, mucho más chisposa y directa, se redime ante Honduras, frente a la que sólo le faltó acierto para acreditar sus múltiples ocasiones.

Entre las virtudes de cualquiera debiera prevalecer conocer sus defectos. España, su selección, es un equipo con conciencia, repleto de chicos aplicados que interiorizan muy bien el juego y sus axiomas. Mayoritariamente, les gusta el fútbol, lo que no es ninguna perogrullada. Por ello saben diagnosticarse y cuál es la receta. También Vicente del Bosque, que propicia la reflexión desde la mesura y el respeto, incluso cuando no recibe consuelo de su predecesor.

A solas y en paz, Del Bosque y sus futbolistas rebobinaron el duelo con Suiza, tomaron apuntes y España, con el mismo credo, fue otra. Nada de abanicar la pelota como un trámite funcionarial. Ante Honduras, la selección también gravitó sobre el balón, pero con el turbo de Navas y Fernando Torres, con la idea de percutir, de agrietar al adversario. No fue el equipo pulcro, pero de vuelo raso del primer día. Todo tuvo mayor consistencia, peor intención y España de nuevo fue España, caballera con la pelota, inquilina del área rival, bien abrochada en la propia y, sobre todo, sabia y humilde para la rectificación. Ahora su camino es otro, ha recuperado el paso tras un leve accidente. Eso se recordará si no hay vuelta atrás el viernes ante Chile (ELPAIS.COM)

España pierde oportunidad de golear

***El delantero falla un penalti y la selección pierde la oportunidad de golear al conjunto centroamericano

Un doblete de David Villa ha dado la primera victoria a España en el mundial de Suráfrica en el partido que ha disputado con Honduras, correspondiente al grupo H. El delantero barcelonista ha marcado dos tantos sensacionales, uno en una brillante jugada individual en la que, tras un recorte dentro del área, ha definido con un lanzamiento a la escuadra de la portería hondureña (m.17), y el otro, en la segunda parte, tras conectar un fuerte chut desde fuera del área (m.50).

Villa podría haber sido autor de un hat-trick si no hubiera fallado un penalti que la defensa hondureña ha cometido sobre Navas (m.62) o en caso de que un lanzamiento suyo desde fuera del área no se hubiera estrellado en el larguero en el minuto 7. Tanto el asturiano como Fernando Torres han dispuesto de varias ocasiones de gol como consecuencia del juego más rápido y profundo que está protagonizando el combinado español en comparación con su debut en el torneo surafricano ante Suiza. (ELPERIODICO.COM)

Villa nos mantiene vivos

Dos goles del asturiano dan a España su primera victoria en el mundial. La Roja depende de sí misma para estar en octavos.

Del Bosque cambió el equipo. Rueda también. Daba igual. Aunque hubieran dado mil vueltas de molino, aunque mil mentes hubieran discurrido buscando planes malévolos para confundir al contrario o simplemente para mejorar lo expuesto, hubiera dado igual. Hay tanta diferencia entre ambos que jugando en rombo, piramidal, círculo o formación tortuga, el camino siempre habría acabado siendo el mismo: una autovía de único sentido hacia el portal de Valladares. Al igual que ante Suiza, España llevó todo el peso, el balón, el terreno, el espacio, las ocasiones. Honduras puso un 4-1-4-1 intentando nivelar los números en la zona ancha, para ver si podía cortar los flujos. Ni con tres tenazas ni con veinte que hubiera puesto. No se trataba de eso, sino de calidad y, también de necesidad y motivación.

Poco antes de salir, alguien oyó a Morientes decir en la grada: «A los hondureños les puede caer una pana. Estos están rabiosos perdidos». Era así, un aluvión rojo cayó sobre los catrachos que, aún esperándolo, no tuvieron más remedio que refugiarse bajo el paraguas de Palacios, un valladar que tapa casi todo, casi… (Tomado del Diario ABC)

España resucita

***La selección recupera la intensidad y supera sin problemas a una Honduras a la que debió golear

El viejo Ellis Park de Johannesburgo asistió este lunes al reencuentro de España con su fútbol. Espoleada por su orgullo herido y apoyada en David Villa, su pistolero más rápido, ‘La Roja’ volvió a gustarse. El resultado no fue otro que un concienzudo trabajo de demolición. De Honduras sólo quedaron polvo y cascotes después de noventa minutos de monólogo español. El 2-0 fue suficiente, pero se quedó muy corto para los méritos de España, que esta vez no pecó de retórica ni de ofuscación. El tiqui-taca, alternando el juego corto y el largo y buscando las bandas, sonó como el motor de una piqueta. Y ya se sabe lo que ocurre en estos casos: el rival se cansa de perseguir sombras y acaba maldiciendo su suerte por estar en el lugar equivocado ante el peor enemigo posible. La victoria tiene una lectura muy esperanzadora: España ha regresado. Pero convendría no sacar los cohetes todavía. En realidad, el equipo nacional no hizo ayer otra cosa que cumplir con su obligación ante un rival menor. Por lo que se vio, una de las ‘marías’ del mundial. El viernes será otra historia.

El partido dio la razón a Vicente del Bosque, que acertó situando en la banda izquierda a Villa, dando una oportunidad a Navas por la derecha y, sobre todo, manteniendo el eje del equipo, esa pareja de medios centros, Xabi Alonso y Busquets, sobre la que tanto se ha dicho y escrito en los últimos días a raíz de la derrota ante Suiza. Ambos estuvieron impecables en defensa y ataque. Dieron orden, pausa y verticalidad. Sobre ellos pivotó España en un encuentro que cerró cualquier debate y al que sólo se le puede poner un pero: la falta de puntería de los jugadores españoles.
(Tomado del ELCORREO.COM)

Misión cumplida; ahora por Chile

Al igual que el rugby –un deporte de villanos jugado por caballeros– el fútbol es el mejor sustituto encontrado a las guerras. Su éxito en el siglo XX y lo que va de XXI ha permitido canalizar las iras entre pueblos en el terreno de juego. Aún hoy, en medio de la peor crisis que vive España desde la transición, los estadios de fútbol se han convertido en una de las escasas válvulas de escape para aquellos a los que la suerte no sonríe.

Con ese peso sobre los hombros, ayer salió al césped de Ellis Park la selección española, sabiendo que otra derrota más sería un palo demasiado fuerte en la espalda de una afición necesitada de victorias. Y no defraudó.
Fiel a competir en su territorio conceptual, allí donde vive el juego de toque, Xavi Hernández y, sobre todo Villa, desmontaron arriba la escasa oposición de los hondureños, una selección con más voluntad que precisión.

Uno de los aciertos españoles fue evitar los atascos por el interior a primera hora y encontrar océanos azules por las bandas en las botas de un incisivo Navas y de Sergio Ramos, mientras Torres buscaba sin éxito la puerta.
Y en eso llegó el primer gol, un auténtico golazo de Villa tras desbordar a varios rivales. El delantero barcelonista también marcó el segundo, y, capaz de lo mejor y lo peor, falló el tercero de penalti. (Tomado de EXPANSION.COM)

Deja tu comentario

Recomendamos - La Bicolor