Secciones: Embajadores

Hombre nuevo tras conocer a su padre

TEGUCIGALPA.- Carlos Pavón volaba hacia USA con su selección, Honduras se jugaba estar en el mundial de Sudáfrica. Octubre del 2009. La estrella de los ‘catrachos’ era retenida en la aduana por una irregularidad en su visado de entrada al país norteamericano. La visa había sido expedida a nombre de Carlos Pavón y el goleador había cambiado de apellidos. En su nuevo pasaporte figuraba por fin el nombre de su padre, Allard Plummer, que le había reconocido poco antes de cumplir los 36 años. Carlos Plummer Pavón, un hombre nuevo.

Carlos Alberto Pavón

Ese viaje estuvo marcado por los nervios. Contra EEUU, el veterano jugador falló un penalti que parecía despedía a Honduras del mundial, pero cuatro días después, contra El Salvador, se redimía y marcaba un gol de cabeza decisivo.

Ads

Hasta los 20 años, ‘la sombra voladora’ no supo que el ex ariete del Deportivo Marathón era su papá. Su madre emigró a USA buscando una oportunidad cuando Carlos contaba con apenas 7 años y su infancia fue tan triste que nada más casarse quiso tener una gran familia -tiene cuatro hijos- para darles el cariño que nunca recibió. Plummer tiene actualmente 70 años y vive en su país natal, Costa Rica, pero mira orgulloso los partidos de la selección del que ya siente como hijo, aunque sólo le haya dado el apellido.

Italia y hasta en los Galaxy

Ads

Carlos Plummer Pavón inició su trayectoria en 1992 en el Real España de Honduras (único club que ha defendido en sus vueltas a su país). Desde ahí pasó por varios equipos, hasta 14. En México jugó en el Toluca, San Luis, Correcaminos, Necaxa, Celaya, Morelia y Cruz Azul; en España pasó por el Valladolid (jugó sólo 9 partidos en la temporada 95-96), mientras que en Italia militó en el Udinese y en el Nápoles. Además, jugó en el Deportivo Cali de Colombia, en el Comunicaciones de Guatemala y en Los Ángeles Galaxy de la MLS.

Su gran pasión es la selección de Honduras. Ha participado en cuatro eliminatorias y tres Copas Oro. Sin embargo, decidió después de la frustrada carrera a Alemania 2006 dejar la selección. Pero tras dos años de ausencia, el DT ‘catracho’, Reinaldo Rueda, lo volvió a convocar y Plummer Pavón tornó para ser decisivo.

Es el máximo goleador de su país con 56 goles y, con casi 37 años, cuando regrese a Honduras seguirá en el Real España, donde ya entrena el segundo de sus hijos, Junior. La mayor, Katherine, prefiere estudiar. No habla de su padre pero le ha servido para reconstruir su historia. Ahora quiere disfrutar del mundial como un guiño de la vida. Un año después de ser reconocido como hijo legítimo lucha por estar entre los grandes.

Deja tu comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies.