El béisbol no quiere verse afectado por ley migratoria de Arizona
Connect with us

Béisbol

El béisbol no quiere verse afectado por ley migratoria de Arizona

Redacción EE.UU., (EFE).- Una temporada más, decenas de jóvenes peloteros latinoamericanos han llegado al estado de Arizona para hacer lo que más les gusta, jugar al deporte de la pelota en busca de sus sueños de alcanzar las Grandes Ligas.

Sin embargo, este año la Liga del Novato de Arizona, que comenzará el próximo lunes, con la participación de 150 promesas de Latinoamerica, no quiere verse afectada por la nueva ley de inmigración que entrará en vigor en el estado a partir del próximo 29 de julio.

Los jóvenes talentos latinos, que muchos de ellos son adolescentes, que viajan por primera vez a Estados Unidos y la mayoría no habla ingles, podrían convertirse en un objetivo fácil para los representantes de los distintos departamentos de agente del orden que van a participar en el cumplimiento de la polémica ley.

A partir del próximo 29 de julio, policías y otros agentes del orden podrán pedir la documentación a las personas que consideren que son sospechosas de no estar legalmente en este país, aunque su problema con la ley sea una simple infracción de tráfico.

Si una corte no decide lo contrario, la tan cuestionada ley de inmigración del estado cobrará vigencia el 29 de julio. La temporada de la Liga del Novato de Arizona termina un mes después.

Uno de los equipos de las Grandes Ligas que no quieren verse sorprendidos por la nueva ley son los Indios de Cleveland que establecieron medidas adicionales para que sus jóvenes jugadores latinos no se lleven sorpresas desagradables y negativas.

“Tuvimos un seminario bajo la dirección de nuestro director de desarrollo cultural, Lino Díaz”, informó Ross Atkins, el director de desarrollo deportivo de los Indios. “Trajimos a un policía local para que explicara la situación y entregó a cada jugador una tarjeta de identificación para que no tengan que andar cargando sus visas y otros documentos”.

Otro equipo prevenido han sido los Cerveceros de Milwaukee que consideran están preparados para la ley, pues en los últimos tres años le han suministrado tarjetas de identificación a sus peloteros.

Cada tarjeta lleva la fotografía del jugador e información sobre la manera de contactar a directivos de los Cerveceros si las autoridades preguntan por los motivos del pelotero para estar en Arizona.

“Es una medida preventiva”, aclaró Gord Ash, asistente a la gerencia de los Cerveceros. “No hemos tenido ningún problema hasta ahora”.

Los Cerveceros aplicaron el programa debido a que residían en una parte del sur de Phoenix con un grave problema de delincuencia. El equipo se mudó luego a un hotel cerca del distrito de diversión Glendale, pero sigue dando las tarjetas para asegurar que los jóvenes peloteros no tengan problemas.

De nuevo, como ya es tradición en las nóminas de los equipos de las Grandes Ligas, la República Dominicana, se ha convertido en un campo donde consiguen una gran aportación de jóvenes talentos.

Según los datos ofrecidos por la página de internet baseballreference.com, 503 dominicanos han jugado o juegan en las mayores, como el lanzador Esmerling Vásquez y el jugador de cuadro Tony Abreu, de los Cascabeles de Arizona, la franquicia local que milita en la Liga Nacional.

Para los jugadores dominicanos hoy en día, la Liga del Novato de Arizona es con frecuencia el primer paso hacia el béisbol profesional, porque es el escaparate donde pueden mostrar su talento y la proyección que pueden tener en las Grandes Ligas.

La nómina preliminar de los Padres de San Diego comprende a 10 peloteros de República Dominicana, uno de Colombia y otro de México. Sus edades van de 19 a 21 años. Este es el elemento de inquietud sobre la nueva ley de inmigración.

La legislación estipula que la policía, al aplicar otras leyes, debe preguntar sobre la situación migratoria de una persona si existe una sospecha razonable de que está ilegalmente en Estados Unidos. Un joven pelotero latino que no habla inglés podría encajar con esa descripción y convertirse en un objetivo fácil para las autoridades.

De ahí, que los equipos de las Grandes Ligas no quieren ser tampoco las primeras víctimas de la polémica ley de inmigración.

Deja tu comentario

Recomendamos - Béisbol