Secciones: Fútbol Nacional

Fue penal… pero quería que lo fallaran

REDACCIÓN DEPORTES.- Gastón Edmundo Castro Makuc, nacido el 23 de agosto de 1943 en Chile, es el árbitro que los hondureños con memoria desde 1982 lo recuerdan como juez más nefasto, por lo sucedido en el partido contra Yugoslavia en el Mundial de España 82.

Gastón Castro cuenta lo que pasó en el Mundial de España 82 en el partido Honduras-Yugoslavia.

Ese 24 de junio en La Romareda de Zaragoza, no se olvida, porque el chileno hizo lo que muchos consideran la eliminación de Honduras, al sancionar un penal al final del partido.  En una entrevista concedida a ESPN Radio Bío-Bío Deportes, el ex árbitro cuenta con lujo de detalles lo sucedido.

Ads

“En el año 82 fue declarado non grato por los hondureños y cada vez que se recordaba ese juego ante Yugoslavia, en la plaza central se quemaba a un árbitro”.

Dijo que es una historia un tanto rara, porque cuando los yugoslavos se dieron cuenta de su designación, protestaron ante la FIFA porque era de un país de gobierno militar, pero la FIFA no acepta, ya que el  juego no presentaba trascendencia.

Ads

Agrega que ante lo hecho por Honduras, el partido toma suma importancia al convertirse el equipo centroamericano en la sensación  y llega el momento en Zaragoza.

“Cuando se jugaban 42 minutos del segundo tiempo, yo me distancio del asistente y cuando doy la vuelta, un jugador de Honduras derriba a uno de Yugoslavia sanciono el penal y eso eliminaba a Honduras”.

Gastón Castro, ex árbitro chileno.

“Los jugadores se abalanzaron y se arrodillaban y me rogaban que por favor no lo cobrara, que eran un país chiquitito y que tenían mucha ilusión”. “Me dio una pena enorme cobrar ese penal, porque en el cuerpo arbitral le tomamos cariño al equipo. De hecho, lo único que deseaba en ese momento era que el tiro saliera a cualquier parte, pero que no fuera gol”, recuerda.

Castro expresó que fue penal, pero en un momento difícil, hasta los medios españoles decían que había sido un lamentable penal. Y no solo fue eso, porque a los 44 expulsó a Gilberto Yearwood.

“El instructor de los árbitros, el mexicano Javier Arriaga me dijo que habían calificado muy bien el arbitraje, y cuando llego al hotel San Martín los réferis del mundial me aplauden y fue el mejor trofeo que me traje de España”.

“Esa misma noche el presidente de Honduras en cadena nacional, dijo que se había cruzado uno de los cuatro Jinetes del Apocalipsis, la embajada de Chile en Honduras  tuvo que ser reforzada”.

Deja tu comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies.