Secciones: La Bicolor

Los gallitos del grupo C se miden a boca cerrada

Johannesburgo, (EFE).- La selección de Inglaterra, campeona del mundo hace 44 años, debutará mañana sábado en el mundial contra Estados Unidos, líder de la CONCACAF, en un combate físico “a boca cerrada” por la hegemonía en el grupo C.

Inglaterra debuta hoy sábado en el mundial Sudáfrica 2010 contra Estados Unidos.

El árbitro brasileño Carlos Simón tendrá que poner el ojo en el juego y la oreja en las expresiones de los jugadores de ambos bandos, pero particularmente de Wayne Rooney, el hombre clave en el equipo inglés, sobre quien los árbitros están prevenidos después del último amistoso, frente a un equipo local, en el que insultó al director de la contienda.

Ads

El recuerdo de la expulsión de Rooney hace cuatro años, en cuartos de final del mundial de Alemania contra Portugal, sobrevuela el primer partido de Inglaterra, sobre todo por el carácter del adversario, que acostumbra a emplearse con notable contundencia.

El equipo de Bob Bradley no se arruga en el campo. Apenas hace un año obtuvo una prestigiosa vitoria, aquí en Sudáfrica, sobre España (2-0) en la Copa de las Confederaciones, y en la final sólo cedió por 3-2 ante Brasil.

Ads

La consigna es que Rooney hable sólo con el balón en los pies, pero ni siquiera Fabio Capello puede garantizar que al jugador del Manchester no se le escape, con las pulsaciones a tope, algún exabrupto, bien sea hacia el árbitro o hacia un adversario.

Capello, un técnico de irrenunciable mentalidad ganadora que por primera vez participa en un mundial como seleccionador, ha conferido su impronta italiana al equipo inglés para convertirlo en un fortín defensivo. En diez partidos, sólo ha perdido con Ucrania (1-0), y en los 24 que ha dirigido ha logrado 18 victorias.

Con jugadores de carácter en todas sus líneas, como John Terry, Frank Lampard, Steven Gerrard o Wayne Rooney, Inglaterra está capacitada para todo en este primer mundial africano si logra sacudirse la presión derivada de sus propios éxitos recientes.

“Tenemos la sensación de que durante años hemos estado rindiendo por debajo de nuestras posibilidades, con los jugadores que tenemos. Ahora hay que demostrar que somos realmente uno de los favoritos”, considera Steven Gerrard, que ejerce la capitanía del equipo tras la baja por lesión de Rio Ferdinand.

Estados Unidos, que dominó con autoridad la fase de clasificación de la CONCACAF, se encuentra en fase de renovación de un equipo que en Alemania 2006 empezaba a envejecer y en el que ahora, con 27 años de media, incluye a 17 jugadores que trabajan en ligas competitivas del exterior, ocho de ellos precisamente en la Premier inglesa.

Los jugadores de Bradley no se dejarán, por tanto, impresionar por adversarios a quienes están acostumbrados a enfrentarse. Su táctica consiste en achicar espacios sin temor al contacto físico y en trabajar con humildad esperando la ocasión de perforar la defensa contraria.

Estados Unidos se presenta como el líder de la Concacaf, y con ganas de sorprender a su rival.

El equipo estadounidense se ve capaz de reeditar su victoria de hace 60 años sobre Inglaterra (1-0) en Brasil’50, la última vez que ambos se han enfrentado en la copa del mundo.

De la exigencia física de sus enfrentamientos habla la estadística: en nueve partidos entre ambos no se ha registrado un solo empate. Inglaterra ganó siete.

Landon Donovan, uno de los veteranos del equipo, considera que los partidos de los grandes equipos contra Estados Unidos han dejado de ser considerados como tres puntos seguros. España, que vio truncada una racha de 35 partidos sin conocer la derrota, y Brasil, que iba perdiendo 0-2 en la final de la Confederaciones, pueden dar testimonio de ello.

“Lo del año pasado nos ayudó a creer que podemos hacer algo especial aquí”, comentó Donovan, que milita en el Everton inglés.

Alineaciones probables:

Inglaterra: Robert Green; Glen Johnson, John Terry, Ledley King, Ashey Cole, Frank Lampard, Steven Gerrard, Jermain Defoe, Aaron Lennon, Wayne Roney, Peter Crouch.

Estados Unidos: Tim Howard; Carlos Bocanegra, Steve Cherundolo, Jay de Merit, Clarence Goodson, Michael Bradley, Paurice Edu, Clint Dempsey, Stuart Holden, Landon Donovan y Jozy Altidore.

Árbitro: Carlos Simón (Brasil)

Estadio: Royal Bafokeng de Rustenburgo.

Hora: 12:30 (hora hondureña)

Deja tu comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies.