La vida vuelve a sonreírles a los hermanos Posas
Connect with us

Fútbol Nacional

La vida vuelve a sonreírles a los hermanos Posas

TEGUCIGALPA.- Las dinastías en el fútbol existen, y la de los Posas parece haber llegado para quedarse. Roy y Aldo son hijos del actual preparador de arqueros de Motagua y eterno “escudero” de Maradiaga, Roy Posas, quien recientemente se reincorporó a la disciplina azul procedente de Guatemala.

En el pasado, a ambos se les señaló como jugadores indisciplinados; hoy, más maduros y con una perspectiva diferente de sus vidas y carreras, le aseguraron a LA TRIBUNA y a www.latribunadeportiva.hn en un imperdible mano a mano, que están alejados de los escándalos y concentrados únicamente en hacer lo que más les gusta: jugar al fútbol.

Roy: “Estoy muy cerca de firmar con Necaxa”

Recorte de un diario guatemalteco anunciando su convocatoria.

Tras su paso por varios equipos de la Liga Nacional, proveniente del Motagua de sus amores, Roy Posas está de vuelta en el fútbol hondureño; esta vez, es muy probable que su destino sea Necaxa, el recién ascendido, según lo confirmó él mismo. Tras el vencimiento del contrato que lo ligaba a Heredia, en Guatemala, confiesa que regresó a Honduras para triunfar nuevamente.

¿Cómo le fue jugando en Heredia, allá en Guatemala?
Muy bien, tuve una temporada muy destacada y, entre todo el plantel, ayudamos a que el equipo se clasificara a la liguilla, privilegio que el club no tenía desde hacía ya muchos años, así que puedo decir que todo me salió bien en lo individual y en lo colectivo.

Si le fue bien, ¿por qué vuelve en este momento a Honduras?
Porque quiero volver a mi país y jugar acá, no pienso priorizar lo económico, sino lo deportivo. Los directivos guatemaltecos querían que me quedara, pero yo ya tenía la decisión tomada de regresarme a Honduras. Aquí vive mi familia y además considero que Honduras tiene la mejor liga de Centroamérica.

Entre el fútbol guatemalteco y el nuestro, ¿cuáles son las principales diferencias?
Básicamente radica en el biotipo, porque si bien es cierto los guatemaltecos son técnicamente bien dotados, no tienen la fortaleza física ni la explosión que tenemos los hondureños y es allí donde les sacamos ventaja.

¿Con qué equipo tiene avanzadas conversaciones para su fichaje?

Pese a que ahora estará solo en Guatemala, Aldo cree estar preparado para afrontar el reto.

He tenido pláticas con varios directivos de diversos equipos que desean ficharme, pero la propuesta que de momento me resulta más atractiva es la de Necaxa, porque es un proyecto serio y dirigido por gente responsable; además, a la mayoría de jugadores los conozco y me gustan los retos, no temo venir desde abajo porque ya lo hice con Valencia.

Con respecto a Valencia, ¿qué significó en su carrera?
No tengo palabras para describirlo, fue como volver a vivir. Yo había salido de Motagua y muchos daban mi carrera por finalizada; pero allí me dieron la oportunidad de mostrarme nuevamente y recuperar mi nivel. De hecho, fui el primer futbolista en oponerme cuando decidieron vender la categoría, me dio mucho pesar.

La indisciplina ya quedó atrás, ¿o sigue “living la vida loca”?
Eso ya es historia. Quizás al comienzo de mi carrera cometí algunos errores propios de mi juventud e inexperiencia, pero todo eso quedó atrás y ahora sólo pienso en jugar al fútbol, que es mi pasión. Tengo una familia y debo ser ejemplo para mi hijo, él es el principal motor de mi vida.

¿Le perjudicó esa fama de indisciplinado?
En algún momento me cerraron muchas puertas, pero con humildad y trabajo pude reponerme de esa situación y salir adelante. Quienes me conocen saben que me rompo el lomo trabajando en cada entrenamiento y cada partido para ser siempre el mejor, esa es ahora mi principal carta de presentación.

La última resulta inevitable: A Motagua, ¿volvería?

Roy Posas quiere repetir con Necaxa, el éxito que alcanzó con Hispano.

En este momento mi mente está puesta en el equipo con el que jugaré el próximo torneo (Necaxa). Motagua es mi casa y eso todos lo saben, allí nací y me crié y les debo mucho, pero prefiero dar un paso a la vez. ¿Si me gustaría volver? ¡Claro que sí! Pero todo a su debido tiempo, tengo 26 años y me quedan aún muchos años de carrera.

Aldo: “Jugaré con la selección de Guatemala”

Particular resultó la revelación de Aldo Posas a LA TRIBUNA y www.latribunadeportiva.hn, ya que siendo hondureño de nacimiento, ya inició el proceso para naturalizarse guatemalteco, por lo que ya fue convocado a la Sub-20 del hermano país, debido a que acá, según su criterio, algunas personas le cerraron las puertas.

¿Qué hay de cierto que jugará con la selección guatemalteca?
Es absolutamente cierto, ya inicié el trámite de naturalización y el 25 de este mes ya me salen mis papeles como ciudadano guatemalteco; a causa de esto, he sido convocado a la selección Sub-20 de aquel país.

¿Qué vino primero, el llamado a la Sub-20 chapina o el proceso de naturalización? Realmente, el motivo de la naturalización se debió a que el cupo de extranjeros en mi equipo, Heredia, estaba lleno, por lo que me propusieron naturalizarme para jugar como nacional. Me pareció una buena idea y además de eso, los directivos se la han jugado conmigo y me han tratado como un hijo, sobre todo su presidente.

¿Es dura la competencia con sus compañeros porteros?
Muy dura, porque son muy experimentados. Uno de ellos es Jorge Estrada, histórico portero de la selección de Guatemala y con experiencia de muchos años en Comunicaciones, uno de los dos grandes del país.

 ¿Cuál es la principal diferencia entre los arqueros guatemaltecos y los hondureños?

Los hermanos Posas, unidos por la misma pasión, profesión y sobre todo, la misma sangre.

La estatura, ellos (los guatemaltecos) son en promedio más pequeños que nosotros; también, nosotros somos más osados para salir a cortar centros y en términos generales tenemos mejor proceso formativo que el que ellos reciben.

Al fútbol hondureño, ¿le gustaría volver y triunfar?
No lo descarto, pero sólo tengo cabeza para pensar en mi equipo allá. Algún día volveré y le demostraré a aquellos que me cerraron las puertas, que se equivocaron el negarme la oportunidad de jugar en mi país.

¿Quiénes y por qué le cerraron las puertas?
Eso me lo reservo, ellos saben quiénes son y porqué lo hicieron, yo tengo mi conciencia tranquila y con eso me basta.

En la Liga Nacional, ¿hay algún equipo en particular al que le gustaría volver?
A cualquiera, menos a Motagua.

¿Y eso?
Ellos saben. Ojo, no todos, con la gran mayoría tengo muy buena relación, pero hay alguien que me puso muchos obstáculos.

Imagínese esto: Minuto 90, Honduras y Guatemala empatan 0-0, de repente cae un gol chapín, ¿lo grita?
Si estoy en Guatemala es probable que lo grite, por respeto a ellos; pero eso no quiere decir que no quiero a Honduras, es sólo que por cuestiones de la vida me tocó iniciar mi carrera allá.

Por: Rudy Urbina

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Nacional