Secciones: La Bicolor

Pelé: Si fuera Dios eligiría un rival africano y evitaría a Argentina e Inglaterra

ESPNDEPORTES.COM.-  Edson Arantes do Nascimento. Un solo nombre, Pelé. Se dice que el nombre de Edson nace de la fascinación de su padre por Thomas Alba Edison. Lo de Pelé fue un título adquirido con poco gusto por su propietario. Conoció el mundo a los 17 años y el mundo lo conoció desde entonces. El mejor de una época de cambio en el juego universal. Pelé fue parte de ese cambio, la exposición de su figura ascendió como los satélites que permitían que una gambeta en Vila Belmiro se viera en Villa Park. Las giras circenses del Santos lo acercaron a tribunas asombradas por ver de cerca y en movimiento a la foto del periódico.

Pelé convivió con la fama desde siempre y entiende perfectamente cual es hoy su relación con el juego que él ayudó a cambiar. En el campus de ESPN para la presentación de su libro “Pelé, por amor al fútbol ” un cuento para niños que relata las virtudes del futbol, Pelé tuvo tiempo para sentarse a charlar conmigo. Conciente de su función pero no su apretada agenda, Pelé se hacía camino entre los pasillos congestionados por pedidos de foto y una firma. El símbolo que representa su marca, “PELE”, no es tan perfecto como antes ni su escritura es rápida. Pelé suma los años que tiene, pero no los muestra en la agilidad de su cortesía ante cada pedido.

Ads

El auditorio esperaba ansioso escuchar la palabra de Pelé. Es la palabra de “O’Rei”.

– ¿Qué Mundial espera ver en Sudáfrica?
— Este Mundial es difícil para dar un pronóstico. Los equipos están parejos. Claro, yo siempre estoy con Brasil. Si vamos a hablar de las dos selecciones que en los últimos dos años han estado mejor, sin duda alguna, España en Europa y Brasil en América. Pero no se puede decir por esto que los dos van a estar en la final.

Ads

— Es el primer Mundial en África, ¿qué sensaciones le genera?
— Nosotros trabamos mucho para esto. Yo que formo parte de la Comisión Técnica de FIFA, con otros jugadores, he dado entrevistas sobre esto. Decía que me gustaría ver un Mundial en África y llegó el momento. Mucha gente no creía que se podía organizar un Mundial en África, pero llego el momento. Espero que sea un Mundial bien organizado por el bien del futbol.
— Siempre antes de un Mundial le preguntan por un favorito . Me acaba de decir obviamente que Brasil es uno de ellos.

Le quiero preguntar ¿a quien quisiera que Brasil evitara para llegar al objetivo?
— ¿tengo que ser honesto?
— Lo más posible.
— Argentina. He visto a un equipo jugar que nadie esta mencionando, Inglaterra. Son equipos complicados. Creo que España puede jugar la final. Estos equipos darían mas trabajo a Brasil. Por lo que he visto de sus sistemas. Pero el Mundial es un torneo donde todo puede pasar. De siete partidos, si llegas a la final, no siempre ganan los mejores. Nosotros tuvimos la experiencia en 1982. Teníamos el mejor equipo del mundial y en un partido contra Italia, ese equipo perdió. Tuvimos el “carrusel” holandés que en dos mundiales fue el mejor equipo sin duda. Llegó a final, contra Alemania y contra Argentina, los dos dueños de casa y no ganaron el Mundial. Muchas veces tu tienes sorpresas que nadie puede esperar.

— ¿Se identifica Pelé con el juego de la Selección de Dunga?
— (Risas). Creo que el Brasil no se identifica con el juego de la Selección de Dunga. Pero ¿qué paso? y seré honesto. Estoy con Dunga el dijo que iba a hacer una selección, primero para moralizar la selección de Brasil y segundo para jugar y defender a Brasil y esta selección ganó todo inclusive los partidos amistosos contra Inglaterra, Portugal, Argentina. Se clasificó primera en las eliminatorias sudamericanas. Nosotros no podemos criticar a Dunga, porque ganó. Pero a los brasileños nos gusta un futbol más abierto, de ataque, bonito. Pero hoy no sé si hay muchos equipos a los que les importa jugar abierto y hacia adelante. El futbol es más cerrado ahora y así juega Dunga.
— Dunga ha llegado a “moralizar” a la Selección. Se puede interpretar que los que no van al Mundial no están por eso, en un esfuerzo por “moralizar” a la selección.
— Así se entiende la ausencia de Ronaldinho, Pato, Adriano. Sin duda ninguna. La prueba ha sido ahora con el comportamiento de Adriano, que era un jugador importante y Dunga lo cortó.

— Me decía qué pocos juegan bonito. ¿Quién representa mejor el “jogo bonito” que inventó Brasil?
— Hoy el futbol es muy defensivo, muy táctico. Los entrenadores tienen conocimiento de todos los equipos. Los jugadores conocen los equipos. No hay mas una táctica, ahora todos atacan y todos defienden. Cuando se pierde la pelota, todos van a recuperarla. No hay mas 4-3-3 o 4-4-2. Todos juegan igual. La diferencia es cuando se tiene uno o dos jugadores con capacidad individual. En los últimos dos años el equipo que más me gusta ha sido el Barcelona. Pero son pocos los equipos que juegan así.

¿Cómo imagina el juego de la selección sudafricana con Carlos Alberto Parreira?
— Es un entrenador con experiencia que ha jugado partidos importantes. Puede ayudarlos mucho. Las condiciones de los jugadores son muy importantes. No tuvo mucha suerte en su grupo, con rivales con un nivel muy alto. Todo puede pasar en el fútbol, espero tenga suerte. Es importante que el equipo local, el anfitrión, llegue a la segunda ronda, pero no será fácil.

— Diego Maradona ha puesto en juego su lugar en el ideario colectivo. Pasa de ser el ídolo que fue en la cancha ha dirigir a su selección. ¿Qué le puede aportar Maradona a la ilusión argentina?
— Todos nosotros estamos acompañándolo. El equipo no se sabe si podrá formarse. Hasta ahora no tiene una formación ideal. Cuando la gente lo critica, no entiende que no es su culpa, es culpa de quien lo puso allí. Todos sabían que Maradona no tiene experiencia. Hay personas que lo ayudan como Bilardo. Esta problemática que muchos equipos tienen, sin tiempo de trabajo previo a un Mundial es muy complicado. Ahora va a tener los días suficientes para arreglar su equipo. Argentina siempre fue un equipo acostumbrado a jugar grandes Mundiales. Siempre hay que respetarlo.

— Imagino la respuesta, pero se lo pregunto. ¿Ha pagado alguna vez por una entrada a un partido de fútbol?
— (Risas). Ni para un Mundial, ni para un partido ninguno.

— ¿Por quién pagaría Pelé una entrada para verle jugar?
— Por Brasil. Porque a Brasil siempre le gusta jugar al fútbol. Soy un amante del futbol.

— ¿Cuál sería su final ideal?
— Si yo fuera Dios, elegiría a Brasil contra un equipo africano.

— 40 años del Mundial de México 1970. ¿Fue ese el mejor equipo en la historia de los Mundiales?
— Eso lo dice la FIFA. Para nosotros sin duda. Era un equipo como toda la gente gusta ver. Grandes jugadores como Gerson, Rivelino, Tostao, Carlos Alberto., Clodoaldo. Sabiamos defender, pero atacabamos muy bien. Fue el Mundial de más brillo en la historia. Nosotros tuvimos una excelente selección en 1982, pero lamentablemente una selección de grandes cracks, no pudo ganar el campeonato. No es importante jugar bonito, el deporte es asi, se tiene que ganar. Si no se gana, la gente olvida.

— ¿Cual fue el mejor partido de Braza en ese Mundial.
— Para mí el mejor partido fue la final. Pero el más difícil para Brasil, porque tuvimos que jugar mucho y llevamos un poco de suerte, fue contra Inglaterra. Ellos estaban muy bien, tuvieron dos oportunidades de hacer gol y las cosas hubieran sido diferente. Como conjunto, contra Italia fue mejor partido.

— Contra Uruguay fue difícil.
— Todos sabemos la rivalidad entre Brasil y Uruguay. Pero no fue un partido tan difícil, fue un partido que empezó un poco tenso, complicado. Recibimos un gol. Pero ene l segundo tiempo Uruguay no llevo peligro a la defensa brasilena.

— En el cuarto gol de esa final contra Italia ¿lo ve a Carlos Alberto?
— Yo sabía cómo jugaba Italia. Sabíamos que jugaban con libero y los cuatro atacantes nuestros siempre eran marcados hombre a hombre. Lo practicamos. Cuando Jairzinho, que jugaba de extremo derecho, estaba marcado él se tiraba para adentro. Todo el equipo de Italia lo seguía y cuando llegó el momento nosotros ya sabíamos lo que iba a pasar porque en el primer tiempo probamos la jugada aunque no salió. Yo vi que Facchetti se fue al medio acompañando a Jairzinho. Sabía que Carlos Alberto iba a venir. Esto es algo que ya habíamos entrenado. Este equipo de Brasil era un equipo muy bien preparado. Había muchos brasileños que decían que Pele, Gerson, Tostao, Rivelino no podían jugar juntos porque éramos todos #10, veníamos desde atrás. Hacíamos el mismo papel en nuestro equipo. Decían que no podíamos jugar juntos y fue la mejor selección de todos los tiempos.

— El momento más feliz con la camiseta brasileña?
— Sin duda. Era mi cuarto mundial, me había lastimado en Inglaterra ’66 por la patada que me llevé del jugador portugués que me originó un problema en el ligamento. No pensaba jugar más. Era la despedida, como campeón del mundo. Fue lo mejor y además, la gente en México que tras la eliminación de su equipo paso a apoyar al nuestro. Cada partido parecía que jugábamos en el Maracaná. Fue maravilloso.

Deja tu comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies.