Connect with us

Fútbol Nacional

A jugar sin miedo: hay mucho que ganar y poco que perder

Hace un poco más de tres años, el fútbol hondureño puso en las manos de Reinaldo Rueda las esperanzas de clasificar a la Copa del Mundo; objetivo y sueño que gracias a la combinación de varios factores se ha conseguido 28 años después.

Honduras está en el Mundial, y es nuevamente parte de la élite del balompié global, pero, ¿y ahora qué?, ¿estamos listos para competir? o nuestro verdadero “mundial” son ¿las eliminatorias?

En Sudáfrica nos espera España, campeón europeo; Chile, sub-campeón sudamericano y una Suiza de la que poco se habla, pero que en el 2009 se coronó campeón mundial Sub-17 y sub-campeón mundial de fútbol playa.

A muchos eso les preocupa y vaticinan goleadas, que sólo vamos a “pasear”; en cambio, otros más osados hablan de sorpresas, que Honduras callará bocas.

Dan por hecho la clasificación a octavos de final y hasta de llegar a cuartos  y, por qué no, ser campeones del mundo, valiéndose del dicho popular “cuando se quiere se puede”, “todo está en la mente” o “en la vida no hay nada imposible”. 

Y definitivamente, una vez que el balón empieza a rodar, se puede esperar cualquier cosa. Quién apostó por Grecia cuando conquistó Europa o alguien se aventuró a pronosticar que Estados Unidos frenaría a la “furia roja”; ni hablar de una selección hondureña dejando eliminada al pentacampeón del mundo de una Copa América.

Muchas disciplinas deportivas dan poco lugar a las “sorpresas”, no obstante, el fútbol está llenó de historias épicas de selecciones que se disfrazan de “David, para vencer a Goliat”. Con lo anterior pretendo decir que nada de malo tiene soñar, con ver a una oncena catracha asombrando al mundo, pero la realidad que arrojan las estadísticas y la historia misma, es que los de siempre se seguirán imponiendo y los “chicos” seguirán sólo ganando partidos y no campeonatos.

Tampoco tiene nada de malo darse un baño de humildad o de realidad diría yo. Ninguno de los tres seguros rivales a enfrentar se han logrado “graduar” en el mundial, pese a que ya llevan rato intentándolo. Después de tantos años de frustraciones, España hasta hoy llega como la gran favorita, ¿podrán manejar la presión mediática?, y el balompié catracho apenas va a su segunda prueba, ¿cuál es nuestra misión?, “ser campeones del Mundial” ¡Claro que no! Nuestro objetivo es demostrar que después de 28 años hemos mejorado, en lo táctico, en lo técnico, en lo artístico y que somos un rival digno que va conduciéndose por el camino correcto.

Y ¿cuál es la misión de la afición?, definitivamente disfrutar. ¡Es el Mundial! al cual tanto ha costado llegar, y una vez más nuestra amada bandera flameará orgullosa, ahora sólo nos queda “cruzar los dedos” y esperar que la bicolor saque la garra catracha y llene de gloria a este pueblo, pero si nos toca perder, que sea con dignidad.

No hay que olvidar que es sólo fútbol, independientemente de cómo le vaya a la selección, los hondureños tenemos partidos mucho más importantes por disputar, ni goleando a los españoles se aliviará el hambre de muchos compatriotas, ni una clasificación a octavos de final puede hacernos olvidar las injusticias que se dan en nuestra sociedad. Tampoco una serie de resultados adversos debe ser motivo de excusa para aceptar nuestras responsabilidades ante la nación, la cual más que buenos jugadores de fútbol, urge de hondureños comprometidos a sacar del subdesarrollo a esta hermosa patria.

Así que, a partir del 16 de junio, póngase la camiseta de la nacional, deje en el banco de suplentes la de la potencia que adoptó en los pasados mundiales (Brasil, Italia, Argentina, Alemania…) y goce, critique, patalee. Arme su once ideal, disfrute de la máxima competencia deportiva y, durante 90 minutos, siéntase orgulloso de ser catracho, pero una vez que suene el silbato final, redoble sus esfuerzos por tratar de ser un mejor hondureño(a).      
 
www.josuemasdeportes@yahoo.es
www.josue-seis@hotmail.com

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Nacional