El último elemento
Connect with us

La Bicolor

El último elemento

Walldorf- Alemania.- Llegó el que faltaba, plantel completo y armonía al máximo. Honduras desde ayer cuenta los 23 elegidos por el seleccionador Reinaldo Rueda, a quien cada día se le ve más que seguro de que los suyos harán algo grande en Sudáfrica.

El medio campista, Edgar Álvarez se incorporo a la selección hondureña y con él se completaron los 23 elementos elegidos por Reinaldo Rueda.

El medio campista, Edgar Álvarez se incorporo a la selección hondureña y con él se completaron los 23 elementos elegidos por Reinaldo Rueda.

Con la llegada del medio campista Edgar Álvarez, jugador del Bari de Italia, los catrachos tienen a todos sus luchadores preparándose para la batalla más importante de sus vidas, el mundial.

El general al mando ya dispone de todos sus soldados para perfeccionar la estrategia que los lleve a vencer al enemigo, que sin duda se prepara para la misma idea.

Los hondureños realizaron una sola sesión de entrenamiento, en la cual, por primera vez, el estratega colombiano pudo contar con todos sus efectivos. Si hay algo que se advierte de inmediato en los futbolistas y el cuerpo técnico, es la firme convicción de creer que van a sorprender al mundo con su fútbol.

A Rueda se le vio más relajado que en días anteriores, es una tranquilidad que denota la satisfacción, porque, hasta aquí, sus dirigidos le están demostrando que no se equivocó en confiar en ellos para tan trascendental desafío.

Tenencia del balón y agresividad sobre la pelota, nunca contra el enemigo, son los ingredientes más fuertes de la receta que disfrutaron los jugadores en su única sesión de trabajo. Alexis Mendoza y Carlos Velasco, auxiliares de Rueda, siempre están atentos e intervienen cada vez que lo consideran necesario.

Los catrachos se muestran muy seguros de hacer un gran papel en Sudáfrica.

Los catrachos se muestran muy seguros de hacer un gran papel en Sudáfrica.

Metido en su camisa azul, Mendoza parece un obsesionado de la zona baja, exige fútbol elaborado desde la salida, la creación debe salir de los mismos pies de Noel Valladares, los jugadores de campo tienen que mostrarle el camino al cuida palos con sus movimientos.

Sale el equipo hasta la mitad del campo, desde allí alguien debe picar en veloz carrera para ofrecerle salida al cuida palos, del otro lado Rueda da la orden de presionar y Mendoza insiste a su equipo que no la lancen, excepto que no quede otra opción.

Repiten una y otra vez el mismo ejercicio, claro, con las múltiples variantes que los entrenadores pretenden implementar, el plantel responde y disfruta cada ejercicio, hay tiempo hasta para las bromas en los tiempos de receso.

En otro sector del campo, los servicios médicos de la bicolor, trabajan en la recuperación de Danilo Turcios, quien está pronto a volver a la actividad y también atienden a Mauricio Sabillón de un golpe en el tobillo.

El portero Donis Escober trabaja fuerte porque sabe que la lucha por la titularidad es muy cerrada.

El portero Donis Escober trabaja fuerte porque sabe que la lucha por la titularidad es muy cerrada.

Por su parte, el preparador de porteros, Pedro Zape, observa a sus muchachos detenidamente. Donis Escober defiende el grupo de Rueda y Ricardo Canales espera su turno que llega pronto y con una voluntad que contagia ocupa el puesto de Valladares.

Más tarde, Julio “Rambo” León, enseña que lo suyo no es casualidad y somete a Escober a diez lanzamientos libres, seis de los cuales acaban con el balón en las redes. No cabe duda que las jugadas a balón parado será una de las principales armas de los catrachos.

Así se vive en el campamento hondureño montado en tierras alemanas, donde se diseña minuciosamente la estrategia para dar el gran campanazo en el mundial.

Deja tu comentario

Recomendamos - La Bicolor