Connect with us

La Bicolor

Bailey y Costly, los artilleros que se quedaron sin Mundial

DEPORTES.- Si es cierto que “el delantero vive del gol”, tal y como reza ese refrán futbolero,  entonces, podría decirse que lo que le pasó a los atacantes Jimmy James Bailey, en vísperas del Mundial de 1982 y a Carlo Costly, en la previa de Sudáfrica 2010, los puso al borde de la “muerte futbolística y moral”.

Costly fue el alma de la selección en las eliminatorias.

Bailey, un potente delantero surgido de Real España, había sido determinante con sus goles en la etapa clasificatoria del primer Mundial al que clasificó Honduras; pero, una infame lesión en la rodilla no lo dejó viajar a España, frustrando así su sueño de trascender en la vitrina más importante del mundo del fútbol.

Quienes lo vieron jugar y festejaron sus tantos, aún recuerdan el que quizás fue el gol más importante del “Socio del gol”, cuando en 1980, en el Mateo Flores de Guatemala, marcaba el único tanto de la victoria hondureña sobre los locales y prácticamente hacía a Honduras campeón centroamericano, otorgándole con ello, la sede del hexagonal final.

La causa de la baja del popular Jimmy James, fue diagnosticada como rotura de los ligamentos de la rodilla, en 1980. En ese mismo año, fue operado en España, pero descuidos al seguir el tratamiento post operatorio le impidieron recuperarse totalmente, lo que acabó marginándolo.

Tras años intervenciones quirúrgicas, tratamientos kinesiológicos y mucha actitud positiva de su parte, Bailey retomó la práctica activa del fútbol al más alto nivel, pero el daño ya estaba hecho: nunca más tendría la oportunidad de jugar una Copa de Mundo.

Jimmy Bailey es quizás el único que comprenda cómo se siente Costly.

Jimmy Bailey es quizás el único que comprenda cómo se siente Costly.

En la actualidad, cuando el panorama de Carlo Costly y la Selección Nacional parecía despejado y sin una sola nube amenazante, la dosis de ironía que la vida se encarga a veces de añadirle a determinada situación apareció. Nadie sospechaba historia de repetiría 29 años después: Carlo Costly fuera del Mundial por lesión.

La infausta noticia comenzó a hacer retumbar el corazón de los hondureños el 6 de mayo pasado. Se jugaba el último minuto del partido en que su club, FC Vaslui, empataba 0-0 con el líder  de la liga rumana, CFR Cluj. De repente, al pelear un balón dividido con la vehemencia que lo caracteriza, el delantero catracho recibió el pisotón de un rival, el cual lo sacó del partido.

Las noticias empezaron a circular por todo el país, las que llegaban principalmente desde internet. Una luz de esperanza asomó cuando declaró desde Rumania que era tan sólo un esguince, desmintiendo así las alarmantes declaraciones del presidente del club, Adrian Porumboiu, quien en primera instancia aseguró que su lesión era grave y, por lo tanto, se perdería el Mundial.

La semana pasada, tras su arribo a San Pedro Sula, el futbolista fue auscultado por el doctor Oscar Benítez, probablemente la voz más autorizada en lo que se refiere a medicina deportiva en Honduras. Tras examinarlo, el doctor descubrió lo que todos temían: la lesión era de consideración y Costly quedaba automáticamente descartado de la lista de los 23 que Rueda llevará a Sudáfrica.

La fractura que sufrió Costly en el quinto metatarsiano (dedo pequeño) del pie derecho dejaba al “alma” de la bicolor herido, pero no postrado (como sabiamente aseguró un ex presidente de la nación). Inmediatamente, él junto a su representante decidieron viajar a Italia para operarse con el famoso cirujano Giuliano Cerulli, quien le prometió que en quince días estaría nuevamente pisando un terreno de juego.

Radiografía de una operación similar a la que se le practicó a Carlo Costly.

A esta altura, la situación era ya irremediable, porque el jugador había sido desafectado de la lista de 30 futbolistas elegibles que Rueda le había dado a Alfredo Hawit, para enviar a la FIFA y ser registrados.

La decisión del seleccionador de dejar fuera Costly fuera del Mundial, pese a su solicitud de espera, ha dividido la opinión de los hondureños, ya que una parte asegura que no se puede dar ventaja llevando a un futbolista que no está en plenitud física.

Otros en cambio, piensan que había que habérsele dado un plazo de espera. Independientemente de esto, lo único concreto es que Costly no jugará la Copa de Mundo y ahora sólo queda apoyarlo emocionalmente.

La historia vuelve a demostrar que en ocasiones es cínica e implacable. Así como sufrió Bailey hace casi tres décadas su ausencia en el torneo de fútbol más importante del planeta, la sufre hoy el hijo del “Cochero”, quien soñaba emular a su padre y establecer con ello una marca en el fútbol hondureño; La ventaja de Costly, es que tiene al menos la esperanza de jugar una eliminatoria más.

Bailey y Costly, son dos estrellas sin Mundial, dos campeones sin corona, dos héroes sin medalla y dos hombres que vieron la “tierra prometida” de cerca, pero no pudieron entrar en ella.

Por: Rudy Urbina

Deja tu comentario

Recomendamos - La Bicolor